2018-03-27

¿Adolf Hitler fue una mujer? (2/2)



Continuación de https://deliriousheterotopias.blogspot.de/2018/03/adolf-hitler-fue-una-mujer-12.html

INDICIOS RITUALÍSTICOS



Hitler nació en una pequeña localidad austríaca, llamada Braunau am Inn. Nótese la repetición de las letras "AU", que aluden al oro y por lo tanto al andrógino hORus, pero también son muy cercanas a AUge, 'ojo'.

Si trazamos una línea entre Berlín y el Vaticano, pasa prácticamente por esta localidad, así como por Berghof, la segunda residencia del dictador en los Alpes Bávaros.



Otro indicio ritualístico es que Hitler naciese en esta localidad fronteriza, en el lado austríaco, pero junto a la frontera con Alemania. Su casa natal está a unos 500 metros del río que conforma la frontera. Y esta situación fronteriza vuelve a repetirse, pero invertida, en Berghof, en Obersalzberg, en terreno alemán, pero muy cerca de la frontera austríaca.

De hecho, se puede interpretar un simbolismo fálico en la forma de esta región alemana, que se interna en territorio austríaco. En un informe de la OSS (la futura CIA), que citaremos extensamente más adelante, se habla de cómo Hitler habría proyectado sus conflictos familiares y las figuras de un padre sádico y una madre masoca en las relaciones entre estos dos países, con el Tercer Reich alemán anexionando Austria de la misma manera que el padre fálico (Berghof estaría en el glande de este falo, uno de los lugares en que se localiza el placer sexual) abusaba de la madre:
"La destrucción del padre se consigue simbólicamente a través de la destrucción del Estado austríaco y el completo dominio y posesión de la madre reuniendo a todos los alemanes en un Reino único" (p. 79).
Otros elementos ritualísticos los encontramos en su amante Eva BRAUN, cuyo nombre parece aludir a la citada ciudad natal de Hitler, BRAUNau am Inn. Braun era probablemente también un transexual, en este caso un hombre transexualizado en mujer. De manera que ambos encarnarían el doble andrógino, lo que encaja con la probable alusión de ambos a la primera pareja bíblica, ADán (ADolf) y EVA, muy presentes en la Cábala.

La versión oficial, que solo nos interesa como símbolo, dice que se casaron el 29 de abril de 1945, un día antes de su suicidio conjunto, el 30. Curiosamente, la boda fue en la sala de mapas del búnker de la Cancillería, reforzando la vinculación de BRAUN y BRAUNau. Esta vinculación de boda y sacrificio tiene un fuerte carácter ritual, como hemos mostrado en "Sacrificios y hierogamias".



Hitler nació el 20.04.1889, en coincidencia con una conjunción de Luna y Júpiter, seguida de otra conjunción de Venus y Marte, medio día después. Ambas parecen corresponderse con el tema presente en Hitler del dominio del elemento masculino sobre el femenino.

Todos estos detalles sugieren que Hitler habría sido concebido y nacido en el marco de una ritualística satánica, destinado para el papel histórico que conocemos.

Esto encaja con la posibilidad de que Adolf Hitler hubiese sido un hijo encubierto (adoptado) de un poderoso linaje oculto de los Rothschild, como afirma Fritz Springmeier en su libro "Linajes de los Illuminati". El autor estadounidense llega a decir que Hitler habría participado en rituales sacrificiales, como parte de su iniciación y posesión satánica, lo que concuerda a su vez con el análisis psicológico que después citaremos:
"Adolf Hitler era también un miembro secreto del linaje Rothschild. Hitler practicó sacrificios de sangre para abrir su mente a un control espiritual demónico de alto nivel."

"¿Quién fue Hitler? El padre de Hitler era fruto del programa secreto de cría de los Rothschild, que había inseminado a su abuela. A partir de los detalles disponibles, parece que Hitler fue preparado para su papel, sin que él, en un principio, fuese consciente de su origen."
En otro punto Springmeier afirma que Hitler era el "Alto Sacerdote" del Nazismo, miembro de la Sociedad Teosófica y de la Sociedad Thule, como confirman Lively y Abrams en su libro.

Todos estos elementos ritualísticos refuerzan la hipótesis del transexualismo encubierto, que tiende a darse en este contexto, en la medida en que opera también en el marco de una programación mental mediante trauma.


DATOS BIOGRÁFICOS

Los autores de "La esvástica rosa", como otros en los que se basan, no afirman rotundamente que Hitler fuese homosexual, pero lo sugieren. Según Waite y Langer, Hitler era coprófilo, esto es, se sentía atraído por los excrementos (p. 99).

En sus relaciones con mujeres, Hitler mostró tendencias masoquistas. Los autores reportan 4 mujeres con las que Hitler tuvo relaciones, y todas ellas intentaron suicidarse después de tener estas relaciones con él, consiguiéndolo 2 de ellas (p. 99). Esto confirmaría, no solo el elemento perverso y anómalo de su sexualidad, su perversidad, sino también su posesión demoníaca. O quizás su transexualismo.


Geli, a la izquierda, junto a su madre Ángela Hitler Raubal, a la derecha.

Geli Raubal, sobrina de Hitler, afirma que la encerraba y la obligaba a adoptar extrañas posturas. Después hablaremos más de su relación con Geli, a la que Hitler habría asesinado, según dos informantes.

Sus relaciones fueron también muy "anormales", propias de un "demente", según un contemporáneo, con la joven Henny, hija del fotógrafo personal de Hitler, Heinrich Hoffmann. Hoffman utilizó, de hecho, esta información comprometedora sobre Hitler para ascender en la jerarquía (pp. 99, 124).

Veremos que esto es un lugar común en al biografía de Hitler, y seguramente escondía todo un repertorio de perversiones y crímenes en el armario, que sus controladores utilizaron para manejarlo. Quizás también su supuesto transexualismo era parte de esta lógica de compromiso y ocultamiento.

Según Herman Rauschning, una persona cercana al dictador, dos jóvenes varones afirmaron ser sus amantes (p. 100). Otras fuentes afirman que Hitler era impotente en sus relaciones con mujeres. Otro autor afirma que Hitler tenía tendencias homosexuales latentes. Su relación con Ernst Röhm y Rudolf Hess, que eran homosexuales, era muy estrecha, hasta el punto de que eran de los pocos líderes nazis que le tuteaban (p. 100). Esto sugiere relaciones homosexuales con ellos u otros líderes del nazismo, como parte de la mecánica masocasadista y de control mental de la que venimos hablando.

En el entorno del compositor Richard Wagner, con el que Hitler tenía mucha amistad, se afirma que el dictador abusó del nieto del compositor, el joven Wieland, cuando era preadolescente, en los años 20 (pp. 101-102).

Ya hemos visto el gran empeño de Hitler por destruir todos los registros del Instituto de Sexología que pudieran comprometerlo a él o a otros líderes nazis. Pues bien, el director del Instituto, Magnus Hirschfeld, recogió los testimonios de uno de los hombres del pederasta y homosexual Ernst Röhm, que decía del führer, apodándolo "Afi":
"Afi es el más perverso de todos nosotros. Es, básicamente, como una mujer sumisa, por mucho que ahora haga propaganda de la moral heroica" (p. 103).
Subrayamos "es COMO UNA MUJER". Después veremos lo que los psicólogos afirmaban de los rasgos físicos y psíquicos, fuertemente femeninos, de Hitler. Todos ellos apuntan a que Hitler, no solo era "como una mujer", sino que podría haber sido una mujer de nacimiento.

El mismísimo Benito Mussolini dijo que Hitler era un "horrible degenerado sexual" (p. 103).

Como hemos dicho en la primera parte, según Samuel Igra existen documentos que prueban que el joven Adolf Hitler trabajó como prostituto en Viena y Múnich (p. 103). Este autor se basa en un documento al que tuvo acceso el político alemán opositor al nazismo Hermann Rauschning, que poseía un gobierno extranjero que lo utilizaba, otra vez, para presionar a Hitler. Este documento
"declaraba que Hitler había sido un prostituto masculino en Viena, durante el tiempo en que vivió allí, de 1907 a 1912, y que practicó el mismo oficio en Múnich, de 1912 a 1914" (p. 137).
Otro autor afirma que la policía vienesa lo tenía registrado como homosexual y que el futuro dictador vivía en una pensión frecuentada por homosexuales (p. 103).

Todo esto encaja con lo que hemos dicho sobre las imágenes en las que parece que Hitler está mostrando, de manera velada, para sortear a las autoridades, su homosexualidad, su feminidad o quizás su transexualismo.

Igra añade que Hitler era, desde los años 20, la figura central de un grupo de delincuentes y homosexuales, y que eran de hecho estas prácticas las que daban cohesión al grupo. Esto confirma lo que venimos diciendo: es la perversión sadomasoquista y de control mental mediante trauma la que estructura estos grupos de poder, así como toda la trama de compromisos, chantajes, coacciones, amenazas, etc.

Los que los utilizaron sabían muy bien los ingredientes de perversión sexual que necesitaban para articular toda la trama sadomasoquista, pederasta y homosexual de las élites del nazismo. Por eso los eligieron y los auparon al poder aparente (p. 104). Tenían que estar comprometidos, para poder ser controlados, y uno de los ingredientes de todo esto eran estas perversiones sexuales. Tenían que esconder muchos cadáveres en el armario, para poder ser chantajeados, amenazados. Tenían que estar desnaturalizados y psicopatizados para ser ejecutores del gran ritual nazi, sin remodimientos de conciencia, disfrutando sádicamente de sus acciones, como antes habían padecido, pero también en parte disfrutado, masoquísticamente, de sus abusos.


INFORME DE LA OSS

Otra fuente muy valiosa para obtener información detallada de Adolf Hitler es un informe de 1943 de la OSS (Office of Strategic Services, 'Oficina de Servicios Estratégicos', antecesora de la CIA). Es el llamado "Analysis of The Personality of Adolph Hitler" ('Análisis de la personalidad de Adolf Hitler'), elaborado por el psicólogo de la Harvard Psycological Clinic, Henry A. Murray, junto a uno de sus colaboradores. Este documento es bastante redundante, pero aporta información muy valiosa, en parte de informantes confidenciales, para nuestra investigación.

https://archive.org/details/AnalysisOfThePersonalityOfAdolphHitler_240




El padre sádico y la madre masoca

Hilter procedía de un ambiente familiar muy conflictivo, con un padre muy rudo, agresivo y dominante. Su padre era un hijo ilegítimo, se casó tres veces y destacaba por su promiscuidad sexual (pp. 6, 56). En su trabajo como vigilante de la frontera lo apodaban el "cazador de hombres" (p. 94). El padre mantenía una relación con la madre del tipo "maestro-esclava". En casa era un tirano, tanto con la madre como con Adolf, al que infligía castigos físicos a menudo (p. 95):
"... su padre fue particularmente agresivo y probablemente brutal con su hijo Adolf" (p. 74).
Este trato violento por parte del padre, quizás también de abuso sexual, marcó la personalidad de Hitler:
"De niño fue débil y enfermizo, emocionalmente dependiente de su madre. [...] Temeroso de su padre, su comportamiento hacia él era aparentemente sumiso, y más tarde fue exageradamente servil a sus oficiales superiores" (p. 4, cf. 132).

"Esto [su odio reprimido y deseo de venganza] remite con relativa certeza a haber sido insultado, humillado y herido en su orgullo cuando fue un niño. Hay muchas razones para creer que la fuente de estos insultos fue su padre, fanfarrón y rudo, que trataba a su mujer (23 años más joven) y a sus hijos, con una severidad tiránica e injusticia" (p. 9).
Ante esta situación, el joven Adolf desarrolló una fuerte vinculación a su madre, con la que se identificaba, al ser ambos víctimas del maltrato del padre. Pero al mismo tiempo Hitler tendió a identificarse con el padre violento y a despreciar todo lo que representaba su madre:
"En la constitución de Hitler existe un gran componente gineco (femenino) y tienen muchos rasgos femeninos, algunos de ellos ocultos. En consecuencia, a la vista del amor que declaró sentir por su madre, debemos suponer que existió entre ambos, durante sus primeros años, una inclinación, alianza o identificación, reforzada por lo biológico. Adolf sentía de manera natural y espontánea lo que sentía su madre. [...] Pero no hay indicaciones, en ningun caso, de que Hitler admirase a su madre o a ninguna mujer que se le pareciese, o que adoptase alguno de sus sentimientos, o que incluso haya sido influenciado por ella de una manera importante. Así, la conclusión es que Hitler tenía muchos rasgos en común con su madre, pero repudiaba esos rasgos como evidencias de debilidad y feminidad, y de esta manera la rechazaba" (p. 113).
Esta es una de las claves para comprender a Hitler. Se identificaba profundamente con la madre, pero al mismo tiempo la repudiaba como la víctima del abuso del padre, y se identificaba con él (p. 10). Todo esto encaja también con la hipótesis de que Adolf Hitler fue víctima de abuso satánico ritual, probablemente desde el feto de su madre, lo que habría generado una fuerte empatía emocional entre ambos. Pero al mismo tiempo estos elementos femeninos habrían sido fuertemente demonizados en el marco de una ritualística satánica, que sabemos que tiene como objetivo central la maternidad natural:
"Pero la madre no es solo amada, sino también odiada, porque es débil, y además él está esclavizado por sus afectos hacia ella, y ella le recuerda demasiado, cuando actúa como padre dominante, su naturaleza suave y sensible" (p. 79; cf. 108).
Todo esto debió de producir una disociación muy marcada de su personalidad. Que, como decimos, es una disociación en el marco de una programación mental mediante trauma. O en otras palabras, un desorden de identidad disociativo, muy habitual en las élites que nos gobiernan en la sombra, y más aún teniendo en cuenta el papel genocida al que le habían destinado sus amos.

El informe psicológico habla de "disociación sadomasoquista de su personalidad" (p. 77), con el padre como modelo del sádico y la madre como de la masoca. Lo que es coherente con todo lo que venimos diciendo de la fuerte demonización de lo femenino y divinización de lo masculino, como característica general del nazismo y particular de sus líderes:
"Esta disociación en la personalidad de Hitler parece evidente que fue debida a su identificación, tanto con su madre, a la que amaba apasionadamente, como con su padre, al que odiaba y temía. Esta identificación doble y contradictoria (una dulce, pasiva, femenina; otra brutal, agresiva, masculina) resultó también —cuando Hitler encarnaba el papel agresivo— en un profundo odio y desprecio por su madre y amor y admiración por su padre. Este conflicto interno es proyectado en el mundo..." (p. 78).
Todos estos elementos son más indicios de transexualismo encubierto por parte de Adolf Hitlter, pues la disociación sadomasoquista de la que estamos hablando opera de una manera aún más eficaz y más poderosa, de cara a lo social, cuando es una mujer natural la que es demonizada y transexualizada en un carácter masculino construido por sus controladores.

Dicho de otra manera, como lo que se demoniza es la mujer natural, la mujer transexualizada en hombre, transformada artificialmente en hombre, es más controlable por sus amos. Es más controlable porque sus álters masculinos han sido enteramente creados por sus programadores y controladores, mientras su núcleo y álters femeninos solo tienen ocasión de ser utilizados en ámbitos privados muy controlados, fuera de la vista del público.

Hermanos muertos

Un dato sospechoso es que, del total de 8 hermanos o hermanastros que tuvo Adolf Hitler, 4 de ellos murieron muy jóvenes: 2 de ellos con 2 años, 1 con una semana y 1 a los 6 años. De hecho, los 4 niños que murieron eran hermanos de Hitler, frutos del tercer matrimonio de su padre con su madre. Adolf se encuentra justamente entre estos 4 niños fallecidos jóvenes. Su hermano Gustav (1885-1887) e Ida (1886-1888) murieron antes de que naciese Adolf (1889); Otto (1892) murió con 6 días de vida, cuando Adolf tenía 3 años; y Edmond (1894-1900) murió cuando Adolf tenía 11 años (pp. 57, 104).

Este es otro indicio de que podríamos estar ante un culto satánico generacional, como afirma Springmeier, pero también que alguno de sus hermanos pudo ser víctima de un ritual en el marco de una programación de gemelamiento ("twinning"), como también decía este investigador. Sospechamos que podría haber sido obligado a presenciar el sacrificio de su hermano Otto (8), con días de vida, cuando él tenía 3 años, o que podría haber sido obligado a sacrificar a su hermano Edmond, con 6 años, cuando el tenía 11.

11 es una edad muy cercana a los 12 años de los que nos habla Svali Waldrop como hito en las iniciaciones Illuminati, cuando ella asistió a un sacrificio de un niño en el Vaticano.

Ascendencia judía

Aunque no nos estamos interesando aquí demasiado por el tema judío, lo cierto es que Adolf Hitler tenía, en parte, ascendencia de esta comunidad, y esto le avergonzaba (p. 6). Ya hemos visto que era de un linaje Rosthchild. Lo interesante es que parece haber un paralelismo entre este trasfondo judío y el femenino, en la medida en que ambos son demonizados, tanto a nivel social como en la propia multiplicidad mental de Hitler.

Hay un paralelismo estructural entre la producción del andrógino y la producción del judío, y a su vez de ambas con la iniciación ocultista.



La feminidad de Adolf Hitler

Este tema es central, pues estamos intentando encontrar datos que apoyen nuestra hipótesis sobre el transexualismo encubierto de Adolf Hitler.

Según el informe de la OSS, el niño Adolf siempre fue muy débil y delicado. No participaba en las actividades típicas de los niños varones, ni en ejercicios deportivos que requieriesen fuerza. En lugar de eso, era solitario, se recluía en casa con su madre (p. 104). Después, fue rechazado al intentar trabajar como obrero de la construcción, por su debilidad física, y tampoco pudo alistarse en el ejército austríaco (p. 86). Este es otro indicio de que Hitler podría haber sido una niña, y por esta razón evitaba este tipo de actividades con niños, para no ser descubierto, y porque no estaba inclinado a ello por su naturaleza.

Los autores del informe, psicólogos que trabajan con la máxima objetividad y rigor para la principal agencia de inteligencia estadounidense del momento, insisten una y otra vez en la feminidad de Hitler:
"Hay un gran componente femenino en su constitución (p. 4). [...] Hay una cualidad esencialmente femenina en su persona, que es expresada particularmente en sus manos, sosprendentemente delicadas y expresivas (p. 60) [...] ... tiene un grado considerable de ginandromorfia (caracteres femeninos y masculinos) (p.74). [...] Un asunto de una importancia fundamental es el alto componente gineco (femenino) en la constitución [física] de Hitler. Sus caderas son anchas y sus hombros son relativamente estrechos. Sus músculos son flácidos; sus piernas son delgadas y largiruchas, pero quedaban ocultas en el pasado por sus botas altas, y más recientemente por pantalones largos. Su pecho es poco voluminoso, y en la agonía de su discurso apasionado su voz se quiebra a veces en un falsete estridente. [...] Tiene dedos largos, estrechos y sensibles. [...] Sus movimientos han sido descritos como femeninos; tiene una manera de andar delicada, como la de una señora..., gestos afeminados de sus brazos; una ineptitud torpe y peculiar que recuerda a una chica lanzando una pelota de baseball (pp. 86-87)."
De nuevo, tantos detalles de Hitler "como" si fuese femenina apuntan a que Hitler era naturalmente femenina, solo que encubierta.



Juventud en Viena y Múnich

Con 19 años se fue a vivir a Viena y allí susbsistió a duras penas, sin un penique, mendigueando, trabajando como vendedor ambulante de sus propias obras artísticas, retirando la nieve de las calles, como chico de los recados o haciendo otros trabajos ocasionales (pp. 58-59). El informe llega a hablar de un "vagabundo", un "miserable", un "abandonado", rondando por las calles sin ir a ningun lugar (p. 83). Según informes de la policía vienesa, fue acusado de robo e incluso huyó a Múnich para huir de la cárcel (p. 124). Y según un informante, en los mismos registros de la policía Hitler consta como "pervertido sexual" (p. 124).

Esto parece encajar con la información ya citada según la cual Hitler trabajó en Viena como prostituto. Pero además sugiere que Hitler estaba comprometido con las autoridades, no solo porque tenían información comprometedora de sus perversiones sexuales, sino también legalmente, y esta era otra de las manera que utilizaban sus amos para manejarlo.

Además, fracasó en sus intentos de ingresar en las academias de arte y de arquitectura (p. 58). Este detalle es interesante porque vuelve a representar el lado femenino, creativo, pero frustrado, cada vez más reprimido en su personalidad por su lado masculino y destructor.

En 1912 se trasladó a Múnich, donde su situación mejoró algo. En 1914 se alistó en el ejército y tuvo varios incidentes: fue herido y mandado a casa para recuperarse, padeció una neurosis de guerra que le dejó ciego, mudo y sordo. Estos detalles nos hablan también de la programación mental mediante trauma.

En 1919 trabajó como espía para el Ejército alemán (p. 59), otro indicio de que estaba ya inscrito en el marco de las redes de compromiso, chantaje, control mental, etc., de las que hablamos, y que son habituales en los servicios de inteligencia.

La sexualidad de Adolf Hitler

Diversas fuentes ponen de manifiesto que la sexualidad de Adolf Hitler era marcadamente anómala. Esto remite a su infancia y a las relaciones violentas de su padre:
"Muchas evidencias nos llevan a proponer la hipótesis de que Hitler fue fuertemente chocado (como si fuese cegado) al presenciar a su padres manteniendo relaciones sexuales, y su reacción a este trauma fue jurar venganza, soñarse a sí mismo restableciendo la gloria perdida de su madre, superando y humillando a su padre" (p. 9).
Esta cita podría estar hablándonos de un niño sometido a abuso satánico ritual. Hay que decir que, por exigencias del guión, el informe de la OSS no entra en detalles en cuanto a la pertenencia de Hitler a sociedades secretas, ni habla de prácticas de corte ritual o programación mental mediante trauma. Pero sospechamos que esto es así porque ellos mismos trazan una línea roja y no hacen explícitos estos temas, que podrán en todo caso ser leídos entre líneas por los iniciados. También hay que saber que en esa epoca los programas de control mental mediante trauma no estaban tan sistematizados y extendidos como a partir de los años 50, y se daban en el marco del ocultismo.

En el informe también se afirma que Hitler, cuando tenía 11 o 12 años, fue sorprendido cometiendo algún tipo de acto o experimentación sexual grave con una niña menor (p. 108).

Otro dato más que sospechoso de que estamos ante algo más que simples perversiones sexuales, esto es, ante prácticas ritualísticas de corte satánico, es la muerte de su sobrina Angela María "Geli" Raubal, a los 23 años, con la que el dictador mantuvo una relación sentimental. El informe plantea dos posibilidades: que Hitler la matara, o que ella se suicidara a resultas de una relación traumática con él:
"En un caso, el de su sobrina Geli, hubo implícita una tragedia real, pues, o bien él la asesinó en un arrebato de pasión, de acuerdo con las evidencias de Strasser, o bien él abuso de ella y la perturbó para que ella se suicidara" (p. 67).
Pero después el mismo informe alude a dos informantes según los cuales Hitler asesinó a su sobrina, aunque en el informe oficial se dijo que fue un suicidio (p. 138).

Esto se suma a lo que decíamos antes: que todo apunta a que Hitler estaba comprometido a muchos niveles con el poder-religión real en la sombra y esto era parte de su manejo como una marioneta. Pero también a las técnicas de gemelamiento, en las que la programación y demonización de álters se da en paralelo a rituales de sexo y sangre. En otras palabras, el asesinato de su sobrina Geli habría contribuido, supuestamente, a la demonización de los álters femeninos y masocas de Hitler, que así irían quedando más ocultos en su sistema psíquico, al tiempo que sus álters masculinos y sádicos ganarían peso, en su frente psíquico.


Geli Raubal, entre Joseph Goebbels y Adolf Hitler.

En términos generales, el informe afirma que Hitler tenía una actitud anormal o patológica hacia el sexo (p. 66), o bien que era asexual (p. 183), que se abstenía de tener relaciones, no estaba interesado en las mujeres (p. 66), etc. Eran ellas siempre las que rompían las relaciones (p. 67). Se dice que era incapaz de mantener relaciones sexuales normales, que era impotente (p. 197), y que no era capaz de consumar el acto sexual de una manera normal (p. 6). Según algunos, tenía una tendencia homosexual reprimida, y según otros declarada (p. 19).



En esta imagen el dictador parace fascinado por la prominente nuez de un soldado herido, más alto y corpulento que él, lo que delataría su tendencia homosexual y masoquista oculta.

El informe afirma que faltaba al respeto y despreciaba a las mujeres, que era perverso con ellas, que las esclavizaba (p. 67). Pero lo mismo encontramos en el polo opuesto: "Sexualmente es un completo masoquista" (p. 5). Tenía una "tendencia primitiva al mancillamiento excretorio". En un punto se afirma su "tendencia pasiva masoquista (hipertrofia del componente femenino de su personalidad)" (p. 18), lo que parece reforzar todo lo que estamos proponiendo aquí.



Entre sus perversiones sexuales, el informe se refiere de manera velada a una de ellas, que es considerada un secreto de Estado:
"Los rumores dicen que la vida sexual de Hitler demanda una singular actuación por parte de la mujer, pero la naturaleza exacta de esta actuación es un secreto de Estado" (p. 138).
Quizás este secreto de Estado sea el transexualismo encubierto de Adolf Hitler, que estamos sugiriendo sin poderlo demostrar.


DESINFORMADO SOBRE LA SEXUALIDAD DE HITLER

Para terminar, es curioso obervar la cantidad de noticias extravagantes que hablan de las anomalías sexuales de Adolf Hitler.





En una edición de Weekly World News de 1992 se afirmaba que "Adolf Hitler fue una mujer". Lo que hay que añadir es que esta es una publicación satírica de noticias ficticias.



Otro artículo decía que, según un estudio de la Universidad de Harvard, un fragmento de cráneo de Adolf Hilter, conservado por la Inteligencia Soviética, era el de una mujer. Y que un estudio anterior de la Universidad de Connecticut llegaba a la misma conclusión.

https://notallowedto.com/harvard-study-claims-adolf-hitler-was-a-woman/

https://truth-zone.net/forum/public-zone/66331-adolf-hitler-was-a-woman-claims-new-harvard-study.html



Otro artículo decía que, según un libro escrito por "respetados historiadores", Hitler "tenía un pene diminuto y deforme y un solo testículo".

https://www.vice.com/es_mx/article/qbq3nb/que-nos-dice-el-pequeno-y-deforme-pene-de-hitler-sobre-la-maldad-en-este-mundo



Esto se debía a que el dictador sufría de criptorquidia, una patología en la que uno de los testículos no desciende a su lugar normal en el escroto. Esto aclaraba un rumor muy antiguo según el cual Hitler habría perdido uno de los testículos en la Primera Guerra Mundial.

https://www.theguardian.com/world/2015/dec/19/hitler-really-did-have-only-one-testicle-german-researcher-claims



Otro artículo dice que la inteligencia británica estudió la posibilidad de inocular subrepticiamente hormonas femeninas en el cuerpo del dictador alemán, para neutralizar su agresividad, y con ello la respuesta de Alemania en la Segunda Guerra Mundial.

https://www.mirror.co.uk/news/uk-news/bizarre-plan-to-defeat-hitler-by-turning-147554

La idea es tan delirante que el mismo artículo se delata y hace sospechar que estamos ante una maniobra de desinformación, que evidentemente quiere esconder algo de la sexualidad de Hitler... mostrándolo como parodia.

Nosotros creemos que todas estas noticias sobre la anómala sexualidad de Adolf Hitler son parte de una misma estrategia de desinformación muy intencionada. Paradójicamente, cuando el sistema quiere esconder algo, lo que hace es declararlo, pero al mismo tiempo deformarlo, distorsionarlo, satirizarlo, etc., para tender una cortina de humo y para desacreditar cualquier intento de comprender cómo opera el poder-religión real en la sombra.




http://www.mundoinsolito.es/hitler-era-mujer-segun-pruebas-adn/

Pedro Bustamante es autor de "En el nombre del Falo y del Ano y de la Matriz transhumana: El sacrificio de la maternidad y el nacimiento del infrahumano" (2017), "Sacrificios y hierogamias: La violencia y el goce en el escenario del poder (1 y 2)" (2016) y "El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses" (2015).

2 comments:

  1. ¡Gracias Pedro! gracias por tus traducciones y tu análisis tan profundo. Todo queda claro. Queda claro desde "Sacrificios y Hierogamias" 1. Saludos

    ReplyDelete