2017-06-11

¿Por qué todas las víctimas son blancas y occidentales?



En un artículo reciente hemos mostrado que parece reconocerse una tendencia a que los atentados terroristas de bandera falsa tengan una componente cada más rosa, a que los medios de desinformación y ritualización pongan el énfasis en anécdotas personales de las víctimas, a que aparezcan sus imágenes, sus gustos, detalles de su vida íntima, etc.

http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2017/06/terrorismo-desapariciones-el-nuevo_7.html

Pues bien, en el marco de esta lógica, todo parece apuntar a que la información oficial sobre las víctimas está siendo fabricada, manipulada, censurada, etc., para que encaje en un determinado guión.

En el caso de los 3 últimos atentados en el Reino Unido parece reconocerse un mismo patrón. En los tres casos todas las víctimas son blancas y occidentales, a pesar de que, en términos puramente estadísticos, debería haber habido también víctimas de otras razas y nacionalidades no occidentales.


LONDRES, 3 DE JUNIO



Las estadísticas dicen que el 60% de los londinenses son de raza blanca. El otro 40% lo conforman asiáticos (18%), negros (13%) y otros. Esto significa que, en términos puramente estadísticos, 3 de las 8 víctimas mortales del último atentado del 3 de junio no habrían sido blancas y occidentales.

https://en.wikipedia.org/wiki/Demography_of_London#Ethnicity

Pues bien, las 8 víctimas mortales, sin contar los atacantes, de este atentado, eran, según los datos oficiales, todas blancas y occidentales (3 franceses, 2 australianos, 1 canadiense, 1 español y 1 británico (sin distinguir sexo)).

Pero es que además, la zona del atentado —el Puente de Londres y el Borough Market— es muy turística. Y sabemos que no solo los blancos occidentales hacen turismo, que muchos de los turistas son japoneses, chinos, pero también africanos, árabes, latinoamericanos, etc.

Otro dato curioso es que, en los 8 casos, la suma de las cifras de sus edades arroja números impares: Christine Archibald, 30 (3); Kirsty Boden, 28 (1); James McMullan, 32 (5), Alexandre Pigeard, 27 (9); Sara Zelenak, 21 (3); Sébastien Bélanger, 36 (9); Ignacio Echeverría, 39 (3); Xavier Thomas, 45 (9).


MÁNCHESTER, 22 MAYO



En el atentado de Mánchester del 22 mayo vuelve a pasar lo mismo.

Según las estadísticas, en Mánchester el 84% de la población es blanca y el 16% de otras razas (10% de asiáticos, 3% de negros y otras). Esto significa que, en términos puramente estadísticos, entre 3 y 4 víctimas deberían haber sido de otras razas y orígenes nacionales. ¿O es que solo a los blancos, a los cristianos culturalmente, a los occidentales, les gusta Ariana Grande?

https://en.wikipedia.org/wiki/Demography_of_Greater_Manchester

Y sin embargo, de nuevo, las 22 víctimas mortales, sin contar el atacante, fueron, según los datos oficiales, todas blancas y todas con nombres occidentales:

Courtney Boyle, Philip Tron, Elaine McIver, Wendy Fawell, Eilidh MacLeod, Chloe Rutherford, Liam Curry, Michelle Kiss, Sorrell Leczkowski, Nell Jones, Jane Tweddle-Taylor, Martyn Hett, Angelika Klis, Marcin Klis, Kelly Brewster, Alison Howe, Lisa Lees, Olivia Campbell, Megan Hurley, Georgina Bethany Callander, Saffie-Rose Roussos, John Atkinson.


WESTMINSTER, 22 MARZO



En el atentado de Westminster del 22 marzo vuelve a ocurrir lo mismo. De las 5 víctimas mortales, excluido el atacante, todas ellas eran, según la información oficial, blancas y tenían origen y nombres occidentales (3 británicos, 1 americano y 1 rumano). A pesar de que, en términos estadísticos, 2 de ellas deberían haber sido de otras razas y orígenes. De nuevo, en un entorno muy turístico al que acude gente de todo el mundo.

Keith Palmer, Aysha Frade, Leslie Rhodes, Kurt Cochran, Andreea Cristea.

Ya sabemos que el 99% de los atentados terroristas que hoy padecemos son de bandera falsa, esto es, están orquestados, de una manera u otra, por las propias agencias de inteligencias occidentales, en el marco de la agenda del Nuevo Orden Mundial.

Esta sencilla comprobación vendría a aportar más indicios que sugieren que el perfil de las víctimas oficiales está siendo manipulado conforme a un guión. Que están colocando en el altar sacrificial víctimas blancas y occidentales, cristianas culturalmente, para que haya una mayor identificación con ellas por parte de la población mayoritaria. Al mismo tiempo que los terroristas son, sistemáticamente, musulmanes, morenos, barbudos, etc.

Al mismo tiempo que fomentan la inmigración y la mezcla racial y cultural, que crean un melting pot para diluir cualquier resistencia a la agenda globalista-transhumanista, necesitan seguir alimentando el sistema de guerra, sobre todo con conflictos en países musulmanes. Al mismo tiempo que se declaran los derechos humanos, necesitan seguir fomentando subliminalmente el racismo blanco, cristiano y occidental.

Evidentemente, no causaría el mismo impacto si, entre las víctimas de estos atentados, hubiese musulmanes. Tampoco si hay indios, chinos, japoneses, negros, etc. En términos simbólicos y subliminales el sacrificio no funcionaría de una manera tan eficaz. Y sin duda, también debería haber este tipo de víctimas. Sobre todo cuando en los atentados se utilizan métodos indiscriminados, como bombas, vehículos. Pero en general, en cualquier atentado, las posibilidades de discriminar las víctimas son muy limitadas, en medio del caos y el estado de trance MK Ultra de la mayoría de los asesinos. Simplemente, los aparatos de Estado criminalizados de la dictadura global están omitiendo estas víctimas en los datos oficiales. Y, probablemente, están manipulando y fabricando los datos en general.

Pedro Bustamante es autor de "Sacrificios y hierogamias: La violencia y el goce en el escenario del poder (1 y 2)" (2016) y "El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses" (2015).