2017-06-10

"Eye(s) Wide Shut" (1/2): un ojo completamente cerrado y otro completamente abierto


El título de la película "Eyes Wide Shut" —'Ojos completamente cerrados'— se deriva de la expresión "eyes wide open" —'ojos completamente abiertos'―, que significa ser completamente consciente de una situación, de los problemas o los riesgos que algo implica. Este juego de palabras entre los "ojos completamente cerrados" y los "ojos completamente abiertos" supone que Stanley Kubrick se está refiriendo a los dos ojos de Horus, al ojo izquierdo o lunar, que es sacrificado en su lucha con Seth, y al ojo derecho o solar, que coincide con el Ojo que todo lo ve que corona la Pirámide Illuminati.

En otras palabras, el título de esta película podría haber sido "Un ojo completamente abierto, y otro completamente cerrado", como nos sugiere una imagen de uno de los episodios centrales del filme, en el protagonista se quita una máscara y tapa con su dedo solo uno de sus ojos.

Esta disociación, que reconocemos a menudo como una característica bizquera, es la clave para comprender esta obra maestra del genio estadounidense. Su última película, que muchos creemos que le costó la vida por revelar demasiado de la realidad oculta del poder.

Pero este tema de la disociación de los ojos no es nada nuevo. Estamos ante un tema central de la ritualística pagana, desde hace milenios, y hasta el día de hoy, como muestra el símbolo del Ojo Illuminati.

Los protagonistas de la película, el matrimonio Bill y Alice Harford, interpretados por Tom Cruise y Nicole Kidman, son dos Illuminati, descendientes de un poderoso linaje de sangre, en particular el merovingio. Esto se puede reconocer en las flores de lis que decoran las cortinas del salón de su vivienda. El nombre Alice hace referencia también a la flor de lis. Otros muchos detalles de la casa nos confirman que forman parte de la masonería: las dos columnas que flanquean el vestíbulo de entrada, o el rótulo "5A" de la puerta, que alude a la Pirámide truncada Illuminati y al pentagrama satánico. También podemos reconocer muchas alusiones al velo de Isis, que se extiende entre las dos columnas masonas, y que oculta lo que ocurre en el sancta sanctorum del templo.

Pero, sobre todo, lo que es necesario comprender es que Bill y Alice son, como la práctica totalidad de los Illuminati, múltiples, esto es, padecen trastorno de identidad disociativo, producido intencionadamente a través de abuso ritual satánico y programación de control mental mediante trauma. Hasta que no se comprenda esto, hasta que no se conozca la importancia crucial que tiene, y ha tenido siempre, la programación disociativa, no se comprenderá nada del poder-religión real. Un poder-religión real que ha estado siempre en manos de iniciados, y ha estado siempre centrado en el ritual de sexo y sangre, y la programación mental traumática que lo acompaña.


LA FIESTA EN CASA DE LOS ZIEGLER

Bill y Alice asisten a una fiesta en la gran mansión de Víctor Ziegler, interpretado por Sidney Pollack, y su mujer. Ziegler es un apellido de origen bávaro, derivado del alemán ziegelbrenner, 'ladrillero' o 'fabricante de ladrillos', que alude a la masonería, a la "Obra". Cuando llegan, Ziegler saluda con especial efusividad a Alice, la apunta con su dedo índice. Después hace alusiones a su potente saque. Le agradece a Bill, que es médico, que le haya facilitado los datos de un colega osteópata. Como iremos viendo, Víctor, el 'vencedor', lo es en el régimen del falo. Creemos que esta alusión al osteópata, al mismo tiempo que Víctor hace este gesto con el puño, confirma nuestra interpretación fálica del hueso del episodio inicial de "2001: una odisea del espacio".

Kubrick utiliza sistemáticamente el deporte y las pelotas como metáforas de relaciones sexuales transgresoras. Poco antes de salir para la fiesta, mientras Alice se cambiaba de ropa, veíamos dos raquetas de tenis apoyadas en la pared. Flanqueada por las dos columnas masonas, una cortina roja que alude al velo de Isis, y un espejo. Significativamente, no lleva bragas.

Todo esto ya sugiere que Alice es una prostituta de lujo. Que su lealtad a la "familia" Illuminati consiste en prostituirse. Y que acaba de hacerlo con Víctor, que presume de su "saque", esto es, de ser el macho alfa en el régimen del falo.

El saludo de las dos parejas, frente a la gran escalera helicoidal, simboliza lo que está en juego en toda la película: el ascenso en la jerarquía Illuminati. La forma curva de la escalera, así como los círculos entrelazados de la barandilla, aluden al caduceo hermético, y en general al trasfondo ritual y mistérico de estos "ascensos", de estas iniciaciones. Esta es otra de las claves para comprender el filme. La escultura de la esclava sexual Psique y de su controlador Eros nos habla también del tema de la programación y la disociación mental, sin las que no entenderemos nada del mundo Illuminati, ni del poder-religión en general.


LOS GEMELOS Y LA PROSTITUTA SAGRADA

En la fiesta Bill se encuentra con un viejo compañero de facultad, llamado Nick Nightingale. Este nombre hace alusión a nickname, 'apodo', y a 'ruiseñor', esto es, a un pájaro nocturno.

La pareja Bill y Nick simboliza un tema central en el ámbito Illuminati y en el de la programación mental, como es el gemelamiento. Que consiste en someter a gemelos, o en general a dos víctimas muy cercanas, a programación cruzada. Incentivar su vinculación y, acto seguido, provocar su enfrentamiento, hasta llegar al sacrificio de un gemelo por otro, para producir la disociación mental. Esas historias que oímos, de gente muy poderosa, cuyos hermanos o hermanas han muerto en extraños accidentes o suicidios, encajan a la perfección en esta programación mental mediante trauma basada en dicho gemelamiento. A buen entendedor con pocas palabras basta.

Mientras Bill se encuentra con su gemelo simbólico Nick, Alice baila con un caballero llamado Sandor Szavost, que la invita cortésmente a acostarse con ella. Primero le quita la copa de champán que está bebiendo, y bebe de ella. Kubrick utiliza a menudo las copas como símbolo de la sexualidad femenina. Que este gentleman, que sin duda es otro masón de alto grado, con dos "Ss" en su nombre y apellido, le arrebate la copa a Alice y beba de ella, significa que la está violentando sexualmente. Que es para lo que han adiestrado a Alice desde niña.

Por eso Szavost le pregunta "por qué una mujer tan bella, que podría tener a cualquiera, prefiere estar casada". Entonces ella le enseña dos anillos, uno de oro y otro de diamantes, que nos hablan de su doble vínculo: uno profano, con su marido, y otro sagrado, con la "familia" Illuminati. En otro momento Szavost le dice a Alice que le gusta la colección de arte de Víctor, mientras mira a las paredes. Pero lo cierto es que allí no hay ningún cuadro. Porque estamos ante una realidad múltiple, como es múltiple la mente de Alice. Después veremos que en el episodio central del ritual satánico sí hay cuadros.

Lo que es importante comprender es que no estamos ante una forma de prostitución profana, como la que podemos encontrar en cualquier gran ciudad. Lo que Alice encarna es una prostitución de tipo sagrado o semisagrado, inscrita en una compleja trama de relaciones, compromisos, privilegios, gratificaciones, pactos, alianzas, etc., que es la que conforma el poder-religión real en la sombra. Lo que muchos no entienden es que, en este mundo de la élite, el dinero no es lo más importante. Es solo un medio, no un fin. El verdadero intercambio ha sido siempre y sigue siendo hoy el de la mercancía humana.

Ya hemos sugerido que Alice encarna a la prostituta sagrada egipcia Isis. La estrella de 8 puntas en la que la vemos inscrita nos habla también de otras diosas eróticas afines, como Innana o Ishtar, 'estrella', emparentadas con la diosa egipcia.

El nombre Alice hace también alusión a una de las películas más utilizadas en la programación mental de esclavas sexuales Monarch, como es "Alicia en el País de la Maravillas".


LA REALIDAD MÚLTIPLE DE LOS ILLUMINATI

En suma, tanto Bill como Alice son múltiples. La fiesta es solo una de las dimensiones de su realidad, la que se corresponde con sus álters frontales, los políticamente correctos, los programados para comportarse como corresponde en la vida pública, para convivir e infiltrarse en la sociedad profana. Pero detrás de estos álters frontales se esconden otros álters ocultos, también programados, pero para las actividades encubiertas de los Illuminati.

Toda la película, los distintos escenarios y episodios, los distintos personajes, hay que interpretarlos así, como las vidas paralelas de un mismo múltiple. Sobre todo de los protagonistas Bill y Alice Harford. Bill y Alice son, cada uno de ellos, a la vez Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Y esto nos permitirá entender otros personajes de la película, que en realidad son álters de los protagonistas, y la manera como los distintos álters de los protagonistas producen su realidad.

Por ejemplo, en la fiesta Bill es seducido por dos jóvenes. Después veremos una escena parecida en el ritual satánico, en el que dos esclavas sexuales enmascaradas lo seducirán al mismo tiempo. Pues bien, se trata de una misma realidad percibida de dos maneras diferentes por sendos álters de Bill. Primero por un álter frontal, público. Y después por un álter oculto, satanista, que es el que participa en los rituales. Por eso una de las jóvenes dice que se le metió algo en un ojo cuando estaba en la Quinta Avenida, aludiendo al abuso satánico ritual, y a la disociación mental.

Durante la fiesta, Víctor requiere la presencia de Bill, que es médico, para atender a una prostituta que ha quedado inconsciente. El ascenso de Bill a lo largo de la escalera curva, junto a la escultura disociativa de la esclava Psique y su violador Eros, junto a las luces de la fragmentación mental, nos sugieren que estamos ante un ritual iniciático, en los niveles altos de la masonería. En un cuarto de baño del piso superior, Bill encuentra a Víctor con la prostituta Mandy, que ha perdido el conocimiento. La vemos en un sillón rojo, en una postura que parece hacer alusión a la Pirámide truncada. Este tipo de posturas extrañas siempre tienen significado en la obra de Kubrick. En el mismo cuarto de baño vemos un cuadro en el que vuelve a aparecer una mujer desnuda sobre un fondo rojo. Hay también una bañera en el centro, en la que se refleja el color rojo del cuadro.

Todo esto apunta a que estamos ante un ritual de sexo y de sangre. De hecho, se trata de un ritual en el que Bill es el protagonista, auspiciado por su maestro Víctor. Aquí, otra vez, lo que vemos es solo lo que experimenta uno de los álters frontales de Bill. Por eso Víctor le dice explícitamente que todo lo que ha visto debe quedar entre ellos. Pero, como luego veremos, este episodio es mucho más significativo y mucho más sangriento.

Insistimos, para entender la película hay que verla como una realidad múltiple. Esto es, lo que sucede en este cuarto de baño es la misma realidad de un ritual de sexo y de sangre, del que tendremos más información después. Y que será la experiencia de alguno de los álters ocultos de Bill. Si esta película es tan confusa es porque la realidad es así de confusa, y en particular la realidad disociada de los múltiples. Y esto afecta al conjunto de la realidad, porque estos múltiples son muy poderosos y son capaces de dar forma a nuestras humildes realidades, a partir de sus realidades disociadas, psicópatas.

Como médico que es, Bill examina a Mandy. Pero le mira, significativamente, solo un ojo. Después le abre la boca y se coloca enfrente. Más adelante en la película veremos un gesto similar, cuanto Bill acude a un hospital en el que conservan el cadáver de otra prostituta, Amanda, con la que se encontró en el Village neoyorquino. Entonces Bill coloca su rostro sobre el de Amanda, de una manera parecida a como lo hace con Mandy.

Pues bien, aquí estamos otra vez ante una misma realidad disociada por la mente múltiple de Bill. Es lo que nos sugieren los nombres de las dos prostitutas —Mandy y Amanda—, y estos dos gestos muy parecidos. En realidad, estamos ante un ritual de sexo y sangre, en el marco de la iniciación de Bill, con una víctima sacrificial femenina. El gesto de la boca abierta de la víctima, y su relación con Bill, hacen alusión a una práctica ritual practicada desde la antigüedad y hasta hoy, en la que el último aliento de una víctima sacrificial es inspirado por otro participante, como una forma de transferencia de poder.

La cifra "19" que vemos sobre el cadáver de Amanda es también importante en el ámbito ritual. Alude al ciclo metónico de 19 años, en el que las posiciones relativas del Sol, la Tierra y la Luna vuelven a coincidir. En otro momento central de la obra de Kubrick, en "2001: una odisea del espacio", cuando el último astronauta desconecta el ordenador HAAL 9000, lo hace sacando una tras una 19 filas de pastillas.

Tras la fiesta, vemos a Bill y a Alice, desnudos, frente al espejo. Esta imagen representa muy bien todo lo que estamos diciendo: el doble juego, la doble vida, de hecho, la doble moral en la que consiste la vida de los Illuminati. Doble moral que conforma y ha conformado siempre el poder-religión real, estrechamente vinculado al ritual de sexo y de sangre, y a la programación mental.

Mientras Bill y Alice se miran en el espejo escuchamos el tema "Baby Did A Bad Bad Thing" (Mi chica hizo algo muy muy malo, 1995), de Chris Isaak, que confirma que Alice es una prostituta Illuminati. En la canción se hace también alusión al tema de cerrar los ojos y no ver lo que no se quiere ver. Pero lo importante es comprender que este doble juego y esta doble moral sos parte de una psicopatía mental, producida intencionadamente por el abuso y la programación. Con el objetivo de conformar y dar continuidad a la psicopatocracia.

Después Bill y Alice se relajan, fumando marihuana, y hablan de sus relaciones con otras mujeres y otros hombres. Los tonos azules, que abundan en toda la película, confirman que estamos en el mundo de la programación MK Ultra-Monarch. De hecho, en el de la programación cruzada, que es muy eficaz para reforzar esta multiplicidad de dos o más programados.

En un momento dado de la conversación Alice, se pone muy irascible y sarcástica. Al mismo tiempo que la vemos encarnar a la Isis egipcia, frente al velo rojo y con el fondo azul. Se toca los pezones con las manos, aludiendo al arquetipo afrodítico no maternal, en oposición al arquetipo demétrico maternal. De hecho, Alice evoca con su mano el mudra satánico, sobre el pezón derecho, que reconocemos en el cuadro de la esclava sexual Gabrielle d'Estrées, junto a su álter disociado, que la crítica oficial ha confundido con su hermana.

Entonces, Alice le cuenta a Bill, que, en una ocasión, cuando pasaban un verano en Cape Cod, se sintió fuertemente atraída por un militar. Le dice que este le lanzó una sola mirada, y ella no podía moverse. Que en ningún momento se le fue de la cabeza. Esta misma idea la encontramos en otra esclava sexual, "Lolita", que le cuenta lo mismo a su padrastro Humbert Humbert, con respecto a su controlador Clare Quilty.

Creemos que Kubrick ha elegido Cape Cod debido a su geografía marcadamente fálica. Alice nos habla de un marine, y, efectivamente, en Cape Cod hay una base militar. De hecho, Kubrick nos está hablando de la programación Monarch que se realiza en estas bases, y del abuso sexual infantil que la acompaña.

En realidad, Alice no le cuenta gran cosa a Bill. Precisamente porque es una programada y no recuerda sus experiencias traumáticas. Es Bill el que imagina, atormentado, en diversas ocasiones, a su mujer con el marine. La escena va subiendo de intensidad a lo largo de la película. Primero, vemos a Alice de frente, con relación al marine, vestida. Y después, va apareciendo cada vez más desnuda, y de espaldas. Al mismo tiempo, la estrella de 5 puntas que lleva el militar en el galón, la vemos primero en la posición en la que representa al hombre, y después se invierte, en forma de pentagrama satánico, representando la cabeza del chivo. Precisamente en el momento en que la relación sexual se hace más animal. Pensamos que esto es una alusión velada al lugar central que ocupa el abuso satánico ritual en la programación mental. Y en general, al papel fundamental que el satanismo desempeña en los ejércitos y en las fuerzas de seguridad en general. Que son la otra cara de la moneda de las religiones de masas, a su vez sostenidas por el satanismo.


EL LINAJE MEROVINGIO

Bill recibe una llamada de la familia Nathanson, para la que trabaja como médico privado, en la que le dicen que el padre, Lou Nathanson, acaba de morir. Bill acude a dar el pésame a la familia. Al entrar en la habitación volvemos a ver la flor de lis, que ya habíamos visto en el salón de los Harford. Esto sugiere que Bill está emparentado, de alguna manera, con este linaje.

Natán era uno de los hijos del Rey David. Según el Evangelio de Lucas, a través de Natán pasaba el linaje que va de David a la Virgen María y Jesucristo. Y a su vez, esta línea de sangre tendría continuidad en el linaje merovingio, que conforma la secta Illuminati. Al entrar en la residencia de los Nathanson veíamos unas vidrieras con 13 círculos. Y junto a las flores de lis, un cuadro de Venecia. Todo esto parece aludir, como decimos, al linaje merovingio. Del que de hecho Bill Harford formaría parte, de manera oculta.

Pero, además, creemos que no es casual que la muerte de Lou Nathanson se haya producido la misma noche en que Bill Harford ha sido ascendido en la jerarquía Illuminati. Sospechamos que Nathanson ha sido sacrificado en este mismo ritual, y que este sacrificio forma parte del ascenso de Bill, que, de alguna manera, toma su lugar.

Creemos que todo esto alude a linajes ocultos Illuminati, a clanes que utilizan apellidos distintos, o a hijos adoptados por otros clanes, pero que siguen vinculados al linaje troncal mediante pactos de sangre. Bill sería un Illuminatus de un linaje muy poderoso, pero encubierto, de manera que su servicio a la agenda pudiese desarrollarse de manera más oculta. Una especia de Adolf Hitler o de Abraham Lincoln, sirviendo secretamente a la causa Illuminati.

Todo esto parece estar vinculado a la cifra 19. Como hemos comentado en otro lugar, el 19 parece estar presente en el enigmático episodio final de "2001". En el que vemos al astronauta envejecer en saltos de 19 años, al mismo tiempo que dos de ellos conviven por un breve instante. Creemos que el director estadounidense nos está hablando de esta misma mecánica ritual de transferencia de poder. En el marco de las sizigias de la Tierra, el Sol y la Luna, que es lo que representa el Monolito.

Bill se acerca al cadáver de Lou Nathanson, y le toca la frente solemnemente, inclinando el rostro hacia él. El cabecero de su cama tiene cierta similitud con el de "2001". También hay una especie de mandorla mística o vesica piscis, que Kubrick utiliza a menudo en su obra para referirse al polo matriarcal de los linajes. En el ritual satánico volveremos a ver este gesto, cuando Bill coloca su mano sobre la frente de la máscara, que se acaba de quitar. Todo esto parece indicar que, en el ritual central de "Eyes Wide Shut", está teniendo lugar el sacrificio de Lou Nathanson. Que Bill está tomando su relevo en la jerarquía Illuminati. Algo similar habría tenido lugar recientemente, en la muerte del patriarca del clan Rockefeller, David, precisamente en el equinoccio de primavera. Además, entre su nacimiento y su muerte contamos 101 años, 1.221 meses y 37.173 días, todas ellas cifras capicúas, que apuntan a una muerte ritual.

La máscara, en este filme, simboliza la multiplicidad, la disociación, la encarnación de un álter de control mental. Pero todo ello hay que inscribirlo, a su vez, en el abuso infantil, en particular en el de padre a hijo varón, que es el central en estas transferencias de poder predominantemente patriarcales. Esto encaja con nuestra interpretación. La máscara que Bill se quita, y a la que toca la frente, es la máscara de su padre. Máscara que en realidad está aprendiendo a ponerse, en el marco del abuso infantil disociativo. Algo parecido hemos visto, tanto en el "El Resplandor" como en "La naranja mecánica". Padre e hijo se suceden en un círculo vicioso. El hijo encarna al padre, pero no lo hace hasta que este ha muerto.

Esto parece encajar con la figura de su hija Marion Nathanson. Su nombre confirma lo que decíamos del linaje merovingio y su vinculación a María. Y Marion vuelve a mostrar gestos que interpretamos como los del abuso infantil, que Kubrick utiliza a menudo en su obra.

En un momento dado, en presencia del padre muerto, Marion se abalanza sobre Bill y lo besa en la boca, repitiendo una y otra vez que lo ama. Aquí Kubrick sigue hablándonos con una profundidad inusitada. Alude otra vez a lo que decíamos. Bill es el heredero oculto de los Nathanson. Es lo que parece sugerir este apellido, 'hijo de Nathan'. El padre ha abusado también de la hija y ella ha desarrollado un vínculo psicopático hacia él, que ahora descarga con Bill, que interpretamos como su hermano.


LA PROSTITUTA SAGRADA ENCUBIERTA

Bill sale de la casa de los Nathanson y camina desorientado por el Village. Se cruza con una pandilla de gamberros, todos ellos con camisetas en las que podemos leer la letra "A", que alude a la Pirámide truncada Illuminati. Hacen alusiones obscenas a la homosexualidad y uno de ellos se pone de espaldas y le muestra a Bill el trasero. Cuando se levanta vemos que la letra "A" forma parte de "YALE". Pensamos que Kubrick nos está hablando entre líneas de las sociedades secretas vinculadas a la Universidad de Yale, como Skulls and Bones, que ocupan un lugar importante en la secta Illuminati. Pero también del importante papel que desempeña en ellas la homosexualidad y la sodomía. Todo ello en el marco el abuso ritual y la programación de control mental. O en otras palabras, el régimen del falo como dispositivo de poder-religión, en este caso entre hombres.

Después, la prostituta Amanda, de la que ya hemos hablado, se le acerca en la calle. La esclava sexual lleva un traje con rayas diagonales, que sigue hablándonos de la mecánica iniciática y transgresora que rige en los ascensos en la Pirámide. Luego veremos que su chaqueta y su traje abundan en este motivo. A su apartamento se accede a través de una significativa puerta roja. En su habitación tiene también máscaras, de hecho, 5 máscaras. Como 5 eran los estudiantes de Yale formando una hilera en la calle. Pensamos que Kubrick se está refiriendo a un pentagrama satánico, una víctima y un verdugo.

Hay que insistir en lo que hemos dicho. Tanto este episodio con la prostituta como el encontronazo con los estudiantes de Yale, así como la visita a los Nathanson, forman parte de una misma realidad. Es la mente múltiple de Bill la que está disociando y compartimentalizando todo esto. Las mentes de estos esclavos, no solo tienen distintos álters que toman el control del cuerpo en las distintas situaciones. Además, consisten en una compleja estructura que los separa o vincula, que activa programas, que fabrica falsas realidades a partir de películas, libros, etc.

Al mismo tiempo, aquí es donde Stanley Kubrick es genial, esta compartimentalización le permite mostrarnos una realidad ritual que no está preparado para ver ni comprender el no iniciado. Y que además no puede ser revelado, porque forma parte del secreto masónico. Ya sabemos lo que le pasó a Kubrick, precisamente después de rodar esta película. A pesar de que nos lo cuenta todo entre líneas. Las piezas están, solo es necesario armar el puzle.

Mientras tanto, Alice está esperando despierta a Bill. En la televisión vemos palomas, que hacen alusión otra vez a las diosas eróticas, como Innana, Semíramis o Afrodita. Volvemos a ver en el televisor Venecia, lo que parece otra alusión a la Nobleza Negra, y refuerza nuestra tesis de que los Harford son parte de un linaje Illuminati.

Después de estar con Amanda, Bill se encuentra con el local de jazz en el que toca Nick Nightingale. Aquí vuelven a aparecer dos temas que atraviesan toda la película: los tonos azulados, y pequeñas luces de colores, formando distintas configuraciones. En ambos casos se trata de alusiones a la programación mental mediante trauma.

El azul es un color que se relaciona con la disociación. Uno de los antecedentes del programa MK Ultra era el Blue Bird, 'Pájaro Azul'. Lo encontramos, en forma de ángel azul, en el famoso cuadro de El Bosco "San Juan en Patmos".

En cuanto a las luces de colores, aluden de nuevo a los álters disociativos, que suelen estar agrupados en arquitecturas o matrices, organizadas por colores. En la película vemos estas luces de colores asociadas casi siempre a la decoración navideña. Este detalle es más profundo de lo que parece, porque nos habla también de la doble moral que rige el mundo de los Illuminati, de los rituales profanatorios que realizan de tradiciones y símbolos de las sociedades profanas. Todo ello, de nuevo, en el marco de la programación disociativa y el adiestramiento en el doble juego que lo atraviesa todo en sus vidas. Y por lo tanto, también en las nuestras.

Los Illuminati son psicópatas. Psicópatas tremendamente eficaces e instrumentales para la agenda genocida, porque pueden ejercer el mal con toda impunidad, bajo el dominio de sus álters ocultos, y acto seguido seguir viviendo sus vidas cotidianas con toda normalidad, encarnando álters frontales que son los mejores judíos, cristianos, testigos de Jehová, filántropos, o lo que toque.

En el Sonata Jazz, Bill y Nick se saludan entre dos serpientes, que aluden a las gemelaridades. Como vemos en el mito de los gemelos Heracles e Ificles. Las dos "Zs" del nombre del local hay que interpretarlas así. Kubrick nos las muestra en una toma lateral, enmarcadas por dos columnas, que son al mismo tiempo el velo de Isis. Una suerte de portal, que el propio Nick atraviesa cuando va a encontrarse con Bill. Esto es, cuando va a producirse una conmutación de álters. "Zs" que vemos también justamente entre estos gemelos rituales.

Entonces Nick le cuenta a Bill que más tarde va a asistir a un extraño ritual, en el que debe tocar el piano con los ojos cerrados. Se lo cuenta, precisamente, mirándole con su ojo izquierdo lunar, al mismo tiempo que Bill lo mira con su ojo derecho solar. Llaman a Nick para facilitarle la contraseña con la que debe acceder al ritual, y la apunta en una servilleta, que Bill le ayuda a sujetar. Recordemos que Bill y Nick son, en realidad, dos álters de un mismo múltiple. Por eso Bill le dice a Nick que esa noche no va a ir a ninguna parte si no es con él. La imagen de las manos de Bill y de Nick, uno sujetando y otro escribiendo la contraseña, nos hablan de esta multiplicidad. Este es el significado profundo de la expresión "que tu mano izquierda no sepa lo que hace tu derecha". Bill lee la contraseña al revés, y luego la coge, la gira, y la lee al derecho. Después vuelve a girarla y se la enseña a Nick, como si él no pudiese verla.

Lo que es necesario entender es que esto es mucho más que una contraseña. La llamada que ha recibido Bill-Nick es en realidad la de un controlador MK Ultra-Monarch que activa la conmutación de álters en el esclavo de control mental. El esclavo entra en trance disociativo al escuchar la contraseña, que luego no recuerda. Porque este automatismo ha sido programado mediante hipnosis, drogas, trauma, etc. Por eso, como veremos después en el ritual, le piden por segunda vez la contraseña a Bill y este no la recuerda.

La contraseña es "FIDELIO", que hace alusión a la ópera "Fidelio o el amor conyugal" de Beethoven. En ella, el noble Florestán ha intentado revelar los crímenes del tirano Pizarro, y por eso este le ha encerrado en su prisión. Evidentemente, Florestán es Bill y Pizarro es su maestro en la logia Víctor Ziegler. Para liberar a Florestán, Leonora, su mujer, decide entrar en la prisión, disfrazada de Fidelio con una máscara, para rescatarlo.

Con todo esto, Kubrick nos está hablando de dos estructuras sociales superpuestas. La familia tradicional y la "familia" en el sentido sectario del término. La clave del poder Illuminati está, en general, en infiltrar las diversas estructuras sociales y hacer que los cargos de mayor poder aparenten servirlas, pero en realidad estén al servicio de su estructura. Y lo mismo están haciendo a la escala de la familia. De lo que se trata es de ir desestructurando la familia tradicional, de ir socavando la "fidelidad" que nos une a ella, y a cambio hacernos ser parte de una gran familia social. Pero una "familia" infrahumana, de ganado infértil.

Audio: https://www.ivoox.com/eye-s-wide-shut-1-2-ojo-completamente-cerrado-audios-mp3_rf_19184266_1.html

Continuará.

Pedro Bustamante es autor de "Sacrificios y hierogamias: La violencia y el goce en el escenario del poder (1 y 2)" (2016) y "El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses" (2015).