2017-05-04

"La Ballena Azul": hacia el control mental total


La Ballena Azul es el enésimo montaje de los Illuminati para seguir implementando la programación de control mental de masas. Desde la Alemania nazi han conseguido un método muy elaborado de esclavitud mental, que hoy afecta ya, probablemente, a varios millones de personas en todo el mundo. Particularmente entre los mismos Illuminati, y sectores clave en su agenda como son la inteligencia, el ejército, la policía, la política, los medios, el espectáculo, la investigación de punta, etc.

En los métodos de control mental juegan un papel central, desde un principio, las películas, la música, los relojes, los teléfonos. A todo esto se vienen sumando, en las últimas décadas, internet, los dispositivos móviles, las redes sociales, las aplicaciones interactivas, la realidad virtual, así como tecnologías biométricas como los chips implantables, la bionanotecnología, la modificación del pensamiento y del comportamiento mediante técnicas inalámbricas, etc.

La Ballena Azul no es más que otro de los montajes que persiguen limitar la libertad de expresión en internet, censurar todo lo que amenace la agenda Illuminati, pero sin declararlo, utilizando el miedo como coartada. Estos maestros en los rituales de sangre recurren siempre, en última instancia, al mismo método, al problema-reacción-solución. Pero con un problema que es al mismo tiempo un ritual de sangre, para así provocar una reacción emocional en el público, y evitar cualquier reflexión serena sobre la solución a adoptar. La mecánica es siempre la misma en los distintos ámbitos: atentados de bandera falsa, pandemias de laboratorio, producción de violencia de género, o las mil y una operaciones psicológicas sobre los más diversos temas.

Todo en La Ballena Azul responde a la programación de control mental. El jugador que debe obedecer al administrador, como el esclavo de control mental al controlador, el aislamiento, el silencio, la misión secreta, levantarse a una determinada hora de la noche, tener que escuchar determinada música o ver determinada película, identificarse con un cetáceo, el color azul, el tema del tren, la lista de instrucciones, la creencia en que no hay vuelta atrás, tener hacerse fotografías, hacerse cortes, suicidarse, etc.

Todo esto indica que el juego de La Ballena Azul lo están orquestando los maestros de la programación mental mediante trauma, esto es, los Illuminati. Que el juego viene de Rusia es una tapadera. Le cargan el muerto a los rusos, como hacen con las supuestas manipulaciones de elecciones. Demonizan a Rusia y a Putin por activa y por pasiva, para que no se comprenda que también forman parte del Nuevo Orden Mundial.

El apodo del que, nos dicen, es el creador del juego, Philip Budeikin, es Philip Lis, como la famosa Flor de Lis, vinculada a los Illuminati. Philip Lis y la red rusa VKontakte son simples frentes que encubren a los verdaderos orquestadores de esta operación, los Illuminati, los maestros del ritual de sangre, de la programación mental y de su instrumentalización política.

Los 50 pasos que deben seguir los jugadores de La Ballena Azul aluden al pentagrama satánico. Como otras referencias al 11 y al 13. Estos 50 pasos, como decimos, se corresponden punto por punto con la programación de control mental mediante trauma. Esto sugiere que, probablemente, muchas de las víctimas que están apareciendo en los medios, que han llegado incluso a hacerse cortes o a suicidarse, supuestamente por jugar a La Ballena Azul, son esclavos de control mental.

En suma, el principal objetivo de este "juego" es generar víctimas, que se autolesionen, que se suiciden, que creen alarmismo social, sobre todo en los padres. Y en particular con relación al tema de la libertad de expresión en internet.

Están haciendo algo parecido con las noticias falsas, o con la vinculación de ciertos casos, como el PizzaGate, con la violencia. No es una casualidad que Mark Zuckerberg haya aparecido en los medios poco después de que se hayan producido numerosos casos de víctimas de La Ballena Azul en todo el mundo. No es una casualidad que Zuckerberg haya dicho que va a implementar medidas para que situaciones como la de La Ballena Azul no se produzcan. No es una casualidad que haya aludido al tema, pero de manera indirecta, sin citar este juego, para que nadie pueda pensar mal...

Tampoco nos parece casual que haya dicho que va a ampliar la plantilla de Facebook en un 66%, una cifra bastante satánica. Lo que no nos dirán es que estos 3.000 trabajadores que se van a sumar a los 4.500 existentes, serán policías. Que este 66% de la plantilla van a trabajar como policías, como censores, prohibiendo todo lo que amenace la agenda del Nuevo Orden Mundial.

Pero, además de esto, la campaña busca generar en el público medio paranoia e histeria sobre el tema, de manera que cualquier ciudadano se convierta, también, en un policía, en un denunciante, en un censor. Que, de hecho, la policía se infiltre en la mente del ciudadano medio, como la "policía del pensamiento" de la que nos habló George Orwell. Y todo esto no es otra cosa que una forma de programación de control mental de masas basada en el trauma.

Pero sospechamos que este "juego" es también un experimento, una operación psicológica, que busca extender el alcance de la programación de control mental a las masas. Así, sospechamos que algunas de las víctimas de La Ballena Azul, porque no son otra cosa que víctimas, son personas normales, que no han sido sometidas a la programación de control mental sistemática de los Illuminati. Y que sin embargo también pueden llegar tan lejos como a autolesionarse o suicidarse bajo la sugestión de un juego de internet.

El juego de La Ballena Azul les estaría permitiendo a los Illuminati detectar y monitorear las respuestas de la sociedad a las 50 órdenes que lo componen. Que como decimos, no son otra cosa que protocolos habituales de programación mental. Así, lo que estarían haciendo es localizar a sujetos particularmente susceptibles de programación y de disociación mental, para ser utilizados posteriormente en programas específicos. Y además, monitorear al conjunto de la sociedad, con técnicas muy avanzadas, para saber cómo responden a determinados estímulos. Ellos son "iluminados", y los demás somos borregos, o mejor, ratas de laboratorio.

En resumen, lo que están haciendo es extender progresivamente la programación de control mental "dura" a los programados mentales "blandos". Esto es, que los esclavos de control mental no sean solo los que pertenecen a la secta Illuminati, y/o son víctimas de programas específicos en bases militares y de inteligencia, en universidades, en la NASA, etc., sino que la programación mental "dura" pueda ser también aplicada, en alguna medida, a las sociedades en general, con las posibilidades que ofrecen las tecnologías móviles, internet, los dispositivos implantables, la modificación del pensamiento y el comportamiento mediante ondas, etc.

Al mismo tiempo, lo que estas operaciones están haciendo es cargar libidinalmente todas estas tecnologías y dispositivos, como solo saben hacer magistralmente los Illuminati, con rituales de sexo y sangre.

Audio: https://www.ivoox.com/ballena-azul-hacia-control-mental-total-audios-mp3_rf_18500512_1.html

Pedro Bustamante es autor de "Sacrificios y hierogamias: La violencia y el goce en el escenario del poder (1 y 2)" (2016) y "El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses" (2015). Delirious Heterotopias Delirantes. deliriousheterotopias.blogspot.com