2017-04-20

Santa Cathy O'Brien (5): Bush, Cheney y sus "cacerías salvajes"


George H. W. Bush y Dick Cheney en 1989.

Continuación de http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2017/04/santa-cathy-obrien-4-sexo-lesbico.html.

En el Monte Shasta, California, O'Brien era víctima de nuevo del "Juego más peligroso":
"George Bush y Dick Cheney compartieron una oficina allí, y reclamaron el perímetro exterior del bosque como su propio coto de caza, donde iban a jugar a «El juego más peligroso». [...]
Houston se quedó en el complejo de Haggard, en el Lago Shasta, mientras a Kelly y mí nos llevaban en helicóptero al Monte Shasta, para nuestra cita con Bush y Cheney. El piloto del helicóptero dirigió nuestra atención hacia la valla militar que rodeaba el perímetro exterior del recinto. Rara vez los pilotos se dirigían a cualquiera de nosotros, pero éste sonrió con malicia al decirnos que teníamos que conocer los límites exteriores, para «El Juego Más Peligroso»."

George Bush padre e hijo, ca. 1968.
"Cuando llegamos al santuario interior de Bush y Cheney, me di cuenta de que George Bush hijo estaba con ellos. Mi experiencia es que el hijo acompañaba a menudo al padre, para cubrirle las espaldas cada vez que quedaba incapacitado por las drogas o necesitaba respaldo criminal. Parece que Bush hijo estaba ahí para servir ambos propósitos, mientras que su padre y Cheney disfrutaban de sus vacaciones de trabajo.
Hiperactivos por la droga, Cheney y Bush estaban ansiosos por cazar presas humanas en «El juego más peligroso». Me saludaron directamente con las reglas del juego, me ordenaron desnudarme, a pesar del frío viento de diciembre, y me dijeron en lenguaje críptico de Oz: —Ten cuidado con los leones y los tigres y los osos.
Como era habitual, la vida de Kelly se convirtió en el desafío que hacía resucitar mi exagerado instinto maternal, natural y programado. Las lágrimas corrieron silenciosamente por mis mejillas mientras Bush me decía: ―Si te atrapamos, Kelly será mía. Así que corre, corre tan rápido como puedas. Te atraparé a ti, y a tu niña también, porque puedo, puedo, puedo. Y lo haré.
[... Cheney] bajó el rifle hasta la altura de mi cabeza y dijo: ―¡Que empiece el juego! ¡Vamos!"

George H. W. Bush con sus perros Millie y Ranger en 1992.
"Llevando únicamente mis zapatillas de tenis, corrí entre los árboles tan rápido y tan lejos como pude, pero de hecho no fue muy lejos. Bush utilizaba su perro de caza para perseguirme, el mismo que había sido utilizado recientemente conmigo en el rodaje de una película de bestialismo: un "bird-dog" (perro de caza), una broma referida a mi amo Robert C. Byrd. Cuando me atraparon, Cheney me apuntaba con la pistola a la cabeza, de pie, delante de mí, mientras se ceñía el abrigo de piel de oveja. Bush me ordenó que tuviera sexo con su perro mientras ellos miraban" (#24).
Mientras George Bush padre y Dick Cheney estaban con Cathy, George Bush hijo disfrutaba de la niña Kelly, y después el padre hizo lo propio, afirmando:
"La mitad de la diversión es tenerlos retorciéndose"(#25).
O'Brien nos proporciona otro detalle de la manera cómo encubren los programas de control mental:
"Byrd me explicó que «los poderes del Nuevo Orden Mundial se reforzaban» suministrando a la comunidad de salud mental únicamente información parcial, y/o bien desinformación deliberada, a través de su grupo de presión, la American Psychiatric Association (APA), en todo lo que respecta a las formas de tratamiento de ¡los graves trastornos disociativos que se crean mediante el control mental! Los perpetradores creían que esta retención del conocimiento y la proliferación deliberada de desinformación les permitirían el control sobre sus secretos, y, posteriormente, sobre la humanidad" (#26).
En el prefacio del libro, escrito por el ex-agente de la CIA, desprogramador y pareja de O'Brien, Mark Phillips, se muestra también que otro de los grupos de presión utilizados para que la mayor parte de la sociedad no comprenda qué son los programas de control mental es la Fundación del Síndrome de la Falsa Memoria (False Memory Syndrome Foundation) (MP#4).

A Cathy también la programaban en el Templo de Set, en California, fundado por Michael Aquino, y en Presidio, San Francisco. Aquino practicaba particularmente la programación de cercanía a la muerte, lo que "incrementaba la capacidad de entrar en otras dimensiones mentales".

Los distintos álters se creaban pensando específicamente en el disfrute de los distintos líderes mundiales, como el Presidente Reagan, el Presidente mexicano Miguel de la Madrid o el Rey Fahd de Arabia Saudí, entre otros (#26).

En otra misión O'Brien estaba en la casa de Michael Danté, en Beverly Hills, con George Bush hijo, Tommy Lasorda (entrenador del equipo de béisbol de L. A. Dodgers) y Nolan Ryan (jugador de los Jr. Texas Rangers), planeando el tráfico de blancas y drogas con México. En esta ocasión fue prostituida con Lasorda. George Bush, nos dice, tenía interés en su hija Kelly, pero no en ella (#26).


Los zapatos de cristal en "Cenicienta".

En otro momento, Michael Danté se disponía a llevar a Cathy a una fiesta y la programaba utilizando el tema de los zapatos:
"Danté me lanzó un vestido rojo, corto y ajustado, con tiras de diamantes de imitación y un par de «zapatos de cristal» para que los llevase en el «Baile de Cenicienta». Los zapatos, como los de color rubí de Oz, y los zapatos «relámpago mágico» de Philip Habib, eran para trance-formarme en el álter o fragmento de personalidad que me había sido preprogramado para el evento" (#27).
A la fiesta acudirían el Presidente Ronald Reagan y el Presidente mexicano Miguel de la Madrid, al que O'Brien debía seducir, animar a tomar drogas, abandonarse a la fiesta, entregar mensajes, etc. De la Madrid conocía y utilizaba la programación y las claves para acceder a la sexualidad de la esclava, claves que le había proporcionado Reagan. Y apreciaba especialmente el relieve satánico de su vagina (#27).

Entonces O'Brien rondaba los 30 años, edad en que tienden a sacrificar a los esclavos de control mental, en la medida en que sus sistemas comienzan a fallar y por lo tanto a poner en riesgo el secretismo de los programas y las operaciones (#24). Y Reagan le confirmaba que su hora estaba próxima:
"—Bueno, gatita —me dijo Reagan, —esta es tu sentencia de muerte. Te irás con una llamarada de gloria.
No me sorprendí al recibir la confirmación de mi muerte inminente por parte de Reagan. Había oído hablar de la muerte por cremación prácticamente a todos los que estaban involucrados en establecer el «libre comercio» de niños de nuestra nación a cambio de drogas de México. El uso que hacía Reagan de metáforas y juegos de palabras patrióticos, al mismo tiempo que me informaba, de hecho, de que iba a ordenar mi muerte, reflejaba, una vez más, su falta de respeto por la vida humana. Pero lo que ponía de manifiesto, todavía mejor, su carácter, eran los crímenes en los que estaba involucrado, que serían encubiertos «condenándome» a muerte. Yo había sido testigo de las bases criminales del NAFTA, lo que a su vez amenazaba la implementación exitosa del Nuevo Orden Mundial, en el caso de que estos secretos fuesen revelados. [...] Aunque en principio no me consideraban una amenaza, dada su (errónea) creencia en que no podía ser desprogramada para recuperar la memoria de los acontecimientos, mi muerte proporcionaría seguridad adicional a los implicados. En cualquier caso, yo estaba casi «acabada», y acordaron la grabación de mi muerte en una «película snuff», como una prueba para De la Madrid y otros líderes en riesgo, de que me habían silenciado con la muerte" (#28).

Parto de un gemelo reptiliano, en la serie "V Invasión Extraterrestre".
https://www.youtube.com/watch?v=wRTUiv3Fk4w

En 1987 el Senador Robert C. Byrd conducía a Cathy O'Brien al Goddar Space Flight Center para una singular programación. Como parte de un acuerdo, el Presidente mexicano Miguel de la Madrid había pedido al Gobierno norteamericano siete esclavas de control mental. Pero los estadounidenses iban a rechazar la petición, y elaborar a cambio para él un vídeo de desinformación sobre el tema, en el que parecise que la esclava sexual daba a luz un lagarto:
"Sacaron un lagarto vivo de una especie de tubo de ensayo de vidrio, y me lo introdujeron en la vagina. La cámara enfocaba esta zona, con mis piernas abiertas, como si estuviese en posición de parto. Debía parecer como si lo hubiese concebido mientras tenía sexo con De la Madrid... Con gran lentitud, el perezoso lagarto sacó la cabeza fuera de mi vagina y se arrastró hasta quedar sobre la mesa de metal.
—Con esto concluye la demostración experimental de la clonación de una Modelo Presidencial —dijo el comandante" (#29).
De la Madrid estaba obsesionado con la talla satánica de la vagina de O'Brien y había pedido que ella fuera el prototipo para las esclavas que había solicitado. Los estadounidenses no iban a satisfacer sus deseos, pero iban a aprovechar la ocasión para producir material desinformativo (#29). Como hemos dicho, similar a las metamorfosis reptilianas.


El Senador Patrick Leahy.

En 1985 Cathy y Kelly fueron llevadas a Vermont a encontrarse con el Senador Patrick Leahy, para entregarle un mensaje de Ronald Reagan. Aprovechando la tapadera de la participación de su marido Alex Houston en una feria local, como era habitual. Las llevaron en un helicóptero negro hasta la cima de una montaña cercana, donde había una casa aislada en la que les esperaba el Senador Leahy.

Según O'Brien Leahy era otro de estos dirigentes muy poderoso y muy bien conectado, con una particular inteligencia y habilidad para servir a la agenda encubierta del Nuevo Orden Mundial al mismo tiempo que aparentaba ser un político honesto al servicio de su pueblo:
"—Y ahora, se acabaron los preliminares. Ve a buscar a la niña.
Kelly estaba de pie, en silencio, como si fuese un robot, al otro lado de la puerta, con los dos guardias. Nos llevaron por el pasillo y entramos, a través de una puerta con un relieve tallado, en el dormitorio de Leahy. [...]
Cuando el Senador entró, Kelly refunfuñó —¡Noooo! ¡Otra vez con usted no!
Leahy señaló a Kelly con la mano, cambiándola a un álter de silencio y sumisión. A continuación, mientras yo accedía a fragmentos específicos de mi personalidad, que previamente me habían recompartimentalizado en la mente, mediante el abuso sexual de Kelly por parte de Bush y Byrd, Leahy comenzó a desvestirse. Su piel pálida parecía aún más blanca frente a las sábanas blancas con ojales, lo que parecía acentuar la perversidad de sus actos de pedofilia con mi hija, que yo estaba obligada a ver. Una vez que terminó su tortuoso abuso, Leahy nos ordenó que le siguiéramos, escaleras abajo, hasta su «laboratorio de tortura»."

"Transcendence" (2014).
"Había visto y experimentado antes cámaras de tortura subterráneas, «acondicionadas para el espionaje», tanto en EE.UU. como en México, y el «laboratorio de tortura» de Leahy se parecía más a uno de los de la NASA. Tenía acceso a los últimos avances en tecnología de control mental, tanto electrónica como a base de drogas, y capacidad para utilizarla. Sin dilación, los dos guardias me ataron a una mesa fría de cromo y acero inoxidable.
Leahy comenzó a recitar: —Cruza tu corazón y espera morir. Te clavo una aguja en el ojo.
Me introdujo lentamente una «aguja», con un cable, en el ojo derecho, mientras Kelly era obligada a verlo. La intención de esta terrible prueba era, sin duda, provocar efectos traumáticos, sobre todo en Kelly, ya que Leahy pensaba que yo moriría pronto.
—Si gritas, si lloras, Kelly será la primera en morir. Reza para que Dios y Bush te oigan, porque su Ojo tiene ahora un oído.
Leahy interrumpió su poema para explicar que yo estaba ahora «computer-eyesd» (computerized. 'computer-ojeada'), conectada al Ojo en el Cielo de Bush, con la «antena», en forma aguja, transmitiendo cada palabra que Kelly decía.
Continuó conmigo: —Cada palabra que dices, cada aliento que tomas, tu ojo lo trance-mite al Ojo en el Cielo.
Kelly lo creía, y esto había activado su silencio" (#30).

Fotograma de "Minority Report" (2002), en el que arañas-robot escanean el ojo del protagonista.
Lo interesante de este episodio tan traumático y tan inhumano es cómo las élites están vinculando técnicas de control y vigilancia de alta tecnología con una mecánica ritual, iniciática, sacrificial, con evidentes resonancias en el Antiguo Egipto.

Todo esto es despiadado y salvaje, y al mismo tiempo tremendamente refinado, sofisticado y coherente, y está muy pensado y elaborado por las élites del poder-religión en la sombra, que operan en el marco de una visión del mundo que se remonta a estas primeras civilizaciones paganas.

O'Brien nos dice que, entre los diversos tráficos ilegales que EE.UU. mantenía con Arabia Saudí, uno de ellos era el de niños, en el marco de los programas de control mental.

En otra misión O'Brien debía desgastar sexualmente al Rey Fahd, de este mismo país, mientras lo manipulaban en el terreno político. Llevaron a Cathy al Hotel L'Enfant de Washington D. C., donde sería prostituida con Fahd junto a otras 5 esclavas saudíes de entre 10 y 20 años (#31).
"En diciembre de 1987, el día de mi 30 aniversario, se puso en marcha la cuenta atrás para mi muerte. Houston estaba en contacto regular con Michael Danté (como lo prueban los recibos de teléfono), y se cerraron los acuerdos para que a Kelly y mi nos llevaran a California. Allí, se suponía que iban a quemarme viva en una película de pornografía snuff, y Kelly pasaría a ser propiedad de Danté" (#32).


La cama tecnológica de Hugh Hefner, el fundador de Playboy, en 1973.

Pero antes O'Brien debía concluir una misión en México con Miguel de la Madrid:
"... nos llevaron en coche a la casa de De la Madrid, bastante hortera, como si fuera un museo, que estaba cerca. Allí, una señora mayor y uniformada nos condujo a Kelly y mi a su dormitorio, que tenía un aspecto muy familiar. La cama de De la Madrid era una cama de agua, enorme, con un dosel con marcos de madera oscura. [...] Según lo que sabía, la cama de De la Madrid era en sí misma un experimento tecnológico de la NASA.
Había una pantalla de vídeo empotrada en el dosel, en la que De la Madrid veía películas porno y/o otras que le proporcionaba la NASA. [...] La pornografía que se veía eran grabaciones anteriores mías, que alternaban con los actos sexuales que estaban teniendo lugar, grabados por una cámara de vídeo empotrada en la cama" (#31).
Además de todo esto, De la Madrid mantenía relaciones sexuales, al mismo tiempo, con Cathy y con su hija Kelly de 7 años, y se excitaba observando el relieve satánico que la madre tenía en la vagina. Fantaseaba sobre el tema de su muerte y su reencarnación en su hija. Todo ello mientras en la pantalla de vídeo se veía la grabación del parto del lagarto que había sido grabado en el laboratorio de la NASA.

Fin de la serie.

Pedro Bustamante es autor de "Sacrificios y hierogamias: La violencia y el goce en el escenario del poder (1 y 2)" (2016) y "El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses" (2015).