2017-04-16

Santa Cathy O'Brien (1): las "Llaves del Reino"


Pietro Perugino, "Entrega de las llaves a San Pedro" (detalle), 1481-82, Capilla Sixtina, Roma.

El libro "Trance-Formación de América" (1995) de Cathy O'Brien es una fuente privilegiada para conocer la realidad del poder-religión real en las sombras. O'Brien se crió en una familia de abuso infantil intergeneracional. De ahí pasó a formar parte de los programas institucionales de control mental mediante trauma, desarrollados por la inteligencia y el ejército estadounidenses, y en concreto del llamado Programa Monarch (Monarca), que hizo de ella una "modelo presidencial", especialmente producida para satisfacer los deseos pervertidos de los altos dirigentes. De esta manera conoció de primera mano la realidad de la alta política al nivel de la Casa Blanca, el Pentágono y la CIA, y las actividades criminales que desarrollan a nivel internacional, en el marco de operaciones encubiertas en las que confluyen los linajes Illuminati, la alta política, la inteligencia, la mafia, la industria del espectáculo, así como los diversos tráficos de armas, drogas, pornografía ilegal... y humanos. Además, O'Brien nos proporciona información de primera mano de cómo funcionan estos programas de control mental, de la manera en que programadores y controladores los utilizan para realizar y encubrir sus actividades criminales, y de la importancia que juega en todo ello el satanismo. Finalmente, del papel central que los programas de control mental desempeñan en la implementación del Nuevo Orden Mundial.


Cathy O'Brien, tras escapar de la esclavitud del control mental.

Como vimos con Brice Taylor, Cathy O'Brien sufre abuso infantil por parte de su padre desde que es un bebé, y en estos abusos juega un papel importante lo que hemos llamado la sustitución del pecho y la leche de la madre por el pene y el semen del padre:
"Mi pedófilo padre, Earl O'Brien, presume de que empezó a sustituir su pene por el pezón de mi madre poco después de que yo naciera. Mi madre, Carol Tanis, abusada incestuosa y multigeneracionalmente, no se opuso a las perversas acciones de mi padre, debido a que, al parecer, ella había sufrido abusos similares de pequeña, lo que le hizo adquirir desorden de personalidad múltiple (DPM, hoy denominado trastorno de identidad disociativo, TID). El primer recuerdo que pude recuperar fue que no podía respirar con el pene de mi padre invadiendo mi pequeña garganta. Aunque yo no podía diferenciar su semen de la leche de mi madre. No recuerdo haberlo pensado entonces, pero después supe, gracias a mi formación, que este temprano abuso sexual había distorsionado mis conceptos básicos de la alimentación, la respiración, la sexualidad y la percepción de los padres.
[...] Automáticamente desarrollé desorden de personalidad múltiple. Yo era entonces, como es natural, demasiado joven para entender en términos lógicos que lo que mi padre me hacía estaba mal.
Acepté su estrangulante abuso sexual como una parte normal y natural de mi vida familiar, y me dividí en otra personalidad para enfrentarme con el dolor y la asfixia que me provocaba la satisfacción de sus perversiones. Así es que, todavía siendo niña, me disociaba del abuso de mi padre. Era totalmente incapaz de recordar su abuso sexual, incluso en su presencia, hasta que veía o sentía su pene. Entonces, el terror, que era mi respuesta condicionada, disparaba el acceso a la parte de mi cerebro que previamente había soportado el trauma. En ese momento recordaba el abuso y sabía cómo enfrentarlo. Esta parte de mi cerebro se desarrolló como una personalidad independiente, que pertenecía a mi padre, que él alquilaba y después vendió al Gobierno de EE.UU..." (#1).
Como vemos su madre procedía de una familia de abuso. Y O'Brien cree que este era también el caso de su padre. Estamos pues ante otro caso de abuso familiar intergeneracional. Por cierto, su abuelo materno era propietario de un edificio que utilizaba la Logia Azul Masónica (Masonic Blue Lodge) (#1).

Los padres y los tíos de O'Brien abusaban de ella y de su hermano cuando iban de camping, alrededor de la hoguera, en la temporada de caza de ciervos. Otro tío era piloto en la Fuerza Aérea de Inteligencia, al tiempo que producía pornografía infantil para la mafia local de Michigan, vinculada, según O'Brien, al "rey del porno de la mafia", el que sería el Presidente Gerald Ford (#1).

El padre de O'Brien estaba vinculado al tráfico de drogas, y precisamente para estas redes prostituía y grababa pornográficamente a Cathy, que por entonces tenía 6 años, y su hermano mayor Bill. También los grababan practicando bestialismo con animales.

El caso es que a su padre lo atraparon enviando pornografía infantil a través del correo postal. Y entonces le surgió la oportunidad de ofrecer a Cathy para que formara parte del Programa Monarca... a cambio de inmunidad. Este tipo de redes mafiosas son una de las fuentes de bebés y niños para estos programas de control mental, en la medida en que han sido ya traumatizados en sus entornos y poseen una memoria genética traumática que facilita las labores de programación institucionales.
"El Proyecto Monarca era una operación de control mental que «reclutaba» niños víctimas de abusos incestuosos multigeneracionales, con trastorno de personalidad múltiple, para sus estudios sobre genética y control mental. Yo era una de sus principales «candidatas», una «elegida». Mi padre aprovechó esta oportunidad, que le proporcionaría inmunidad judicial frente a su proceso. En medio del caos que siguió, Jerry [Gerald] Ford, con las pruebas en su mano, llegó a casa para reunirse con mi padre.
—¿Está en casa Earl? —gritó a mi madre, que estaba nerviosa detrás de la puerta de tela metálica, dudando si dejarlo entrar.
—No ha llegado todavía —respondió mi madre con voz temblorosa—. Ya debería haber vuelto del trabajo. Sé que le esperaba.
—Está bien."

El Presidente Gerald Ford saluda a unos niños.
"Ford se fijó en mí. Yo estaba de pie fuera, en el porche delantero, y él se agachó a mi altura. Acariciando el gran sobre marrón, bajo el brazo, que contenía la pornografía incautada, dijo: —A ti te gustan los perritos, ¿eh?
—Buster es un perrito muy mono —le contesté—. Es gracioso.
Sin entender por qué se habían llevado al perro cuando la pornografía había sido incautada, me quejé: —Buster se ha ido.
—¿Buster se ha ido? —preguntó Ford.
—Sí. Mi Tío Sam se lo llevó —le dije.
Ford se puso a reír ante la ironía de mi declaración. Desde mi limitado punto de vista, yo creía que lo que le parecía gracioso era que Buster se hubiera ido. Mi padre apareció en el camino de entrada, haciendo sonar la bocina de su nuevo descapotable, de color canela. Ford se puso de pie. Con mis ojos a la altura de su bragueta, me di cuenta de que su pene estaba erecto y me dispuse a cogerlo, como estaba condicionada a hacer.
—Ahora no, bonita —dijo—, tengo cosas que hacer... —Ford entró en la casa con mis padres para sellar oficialmente mi destino" (#1).
"Por aquel entonces, la explotación sexual que mi padre hacía de mí incluía la prostitución con amigos, mafiosos locales y masones, parientes, satanistas, desconocidos y agentes de policía. Cuando no trabajaba hasta el agotamiento físico, me grababan en pornografía, era prostituida, o participaba en abuso incestuoso, me disociaba en los libros. Había aprendido a leer a los 4 años debido a mi memoria fotográfica, que era resultado natural del desorden de personalidad múltiple o trastorno de identidad disociativo" (#1).
Como es habitual en estos casos, programaban en O'Brien distintas personalidades o álters para distintas actividades: pornografía, bestialismo, incesto, abuso psicológico de su madre, prostitución, así como personalidades frontales especialmente formadas en la Iglesia Católica, para actuar como tapadera de las demás (#1).


Cartel del filme "Island of the Blue Dolphins" (La isla de los delfines azules, 1964).

Le hacían leer los libros y ver las películas habituales en programación mental: "El Mago de Oz", "Alicia en el País de las Maravillas", "La Isla de los Delfines Azules", los clásicos de Disney, etc.


Una tropa de Girl Scouts y Brownies, en un desfile de 1967.

Desde que era una niña Cathy O'Brien fue prostituida con el Senador del Estado de Michigan, y después Congresista, Guy Vander Jagt, entre otros lugares en la Isla Mackinac.
"Cuando estaba en segundo grado, mi tropa Brownie marchaba en el desfile del Día de la Memoria, en el que el entonces Senador del Estado de Michigan, Vander Jagt, también participaba. Al final del desfile, me llevó a un motel cercano y me obligó a hacerle sexo oral, antes de mandarme de vuelta al lugar en el que me esperaba mi tropa Brownie. La líder y las compañeras de la tropa pensaban que era encomiable que Vander Jagt me llevara con él. Me rodearon para enterarse de todo lo que había pasado. Me di cuenta de que tenía una mancha de semen en mi banda, y entonces improvisé que «me había llevado a tomar un batido», y la limpié rápidamente. Tener que encubrir la perversión del Senador ante mi tropa Brownie dañó mi personalidad de la escuela, y la que quedaba de «normal» se redujo aún más."

Guy Vander Jagt en 2002.
"Con el recuerdo de este incidente compartimentalizado en mi mente, no hice ninguna asociación consciente con Vander Jagt cuando mi maestra de tercer grado anunció que haríamos una excursión a Lansing, la capital del Estado de Michigan, donde él estaría en período de sesiones. Una vez allí me apartaron de mis compañeras de clase y me llevaron a una oficina donde Vander Jagt me esperaba con su amigo y mentor (pronto sería presidente) Gerald Ford. Vander Jagt me levantó la falda, me bajó las bragas y me colocó sobre el escritorio para tener sexo con él y con Ford. Después ambos se reían mientras Vander Jagt introducía una pequeña bandera estadounidense en mi recto y me ordenaba que la ondeara."
Esto, que puede parecer una anécdota o un simple detalle morboso, en realidad nos proporciona una clave muy importante, que encontramos a menudo en la mecánica del poder-religión real, también para el caso de símbolos religiosos. Se trata de una suerte de doble juego, según el cual determinados símbolos operan al mismo tiempo a distintos niveles, con distintos significados para distintos grupos.

Compartir estos significados ocultos es central para la cohesión de determinados grupos. Y a su vez, que estos mismos símbolos tengan otros significados para otros grupos hace posible que el doble juego del poder funcione. En esto se basan todas las sociedades secretas, en las que esta misma lógica opera a distintos niveles.

Este doble juego alrededor de los símbolos es clave para comprender las imposturas del poder-religión y desvelar las verdaderas actividades, agendas, intenciones, del poder-religión en la sombra, que siempre necesita algún tipo de fachada encubridora para operar.


Michigan Capitol, Lansing, Michigan.
"Luego Vander Jagt me acompañó de vuelta a la terraza de la Asamblea Legislativa, donde mis compañeras estaban reunidas. Puso el brazo alrededor mío, delante de todas mis compañeras de clase, y me presentó con la bandera americana que él y Ford me acababan de obligar a ondear con el recto. Mi personalidad de la escuela se disoció de nuevo..."
Este doble juego del que hablamos, es también, llevado al extremo, el que permite comprender en qué consiste el satanismo, y por qué este despempeña un papel central en las iglesias oficiales, en particular en el Cristianismo. Y todo ello en el marco de la programación mental, en el sentido más genérico y más tradicional del término, de la programación mental que ha conformado desde hace milenios las prácticas y las creencias religiosas, particularmente en el ámbito de las castas de sacerdotes, iniciados, adeptos, etc.


Iglesia de San Franciso de Sales, Muskegon, Michigan.

Todo esto lo vemos en el caso de Cathy O'Brien. La vinculación entre los programas de control mental y el satanismo se pone de manifiesto en la importancia que estos programadores y controladores, a menudo también satanistas, dan a las profanaciones y a los dobles rituales. Como el que hemos visto con la bandera, pero que también encontramos en el ámbito religioso. Esto es lo que O'Brien nos cuenta de su primera comunión:
"El 7 de mayo de 1966 [con 8 años], yo estaba vestida de blanco, desde el velo católico hasta los zapatos de charol, como era obligatorio para hacer mi primera comunión. Estaba de pie, al exterior del nuevo edificio, de hormigón retorcido, de la Iglesia de San Francisco de Asís [¿de Sales?], en Muskegon, esperando que comenzara la ceremonia, cuando Guy Vander Jagt, que estaba afiliado a la iglesia, se acercó a mí dando grandes zancadas sobre el césped.
Se puso en cuclillas, con una rodilla en el suelo, y me dijo: —Estás muy guapa hoy. Eres tan hermosa como tu nombre. Cathleen significa 'pureza' en gaélico, y es evidente que tu pureza es impecable. Ann significa 'gracia'. Es por la gracia de Dios, no por tus actos, que eres pura. Pura de corazón. Estas cubierta con la sangre de nuestro Señor y Salvador, al igual que la Cruz de la que cuelga. Esto es para ti.
Abrió una caja de terciopelo negro, mostrando un collar con una cruz rosada."


Rosacruz de los adeptos de Rosae Rubae et Aureae Crucis, círculo interior de Golden Dawn (Amanecer Dorado).
"El pedófilo y camarada de Vander Jagt en el Proyecto Monarca, el Padre Don, se acercó a nosotros. Metió la mano hasta el fondo del bolsillo de su túnica, y me ofreció un delicado talismán azul de la Santa Madre. Tenía que llevarlo junto con la cruz rosada, «para simbolizar tu servicio a la Santa Iglesia Católica», me dijo el Padre Don, a la que yo «prometería servir y obedecer».
Mientras Vander Jagt me colgaba la cruz rosada y la virgen azul alrededor del cuello, me dijo que ahora, de rojo, blanco y azul, iba vestida de manera apropiada para la ceremonia.
Podía sentir su aliento en el cuello, mientras me ponía el collar y me ordenaba:
—Cuando el Padre diga «el Cuerpo de Cristo» tú debes responder «Ahhh... men» ['hombres'] ... tú reconoces que Cristo es Dios hecho hombre, y que sabes para qué son los hombres. Cuando el padre te dé la hostia, se te quedará pegada en el paladar si no le chupas el pulgar.
Corrí a ponerme en la fila, con mis compañeros de catecismo, para entrar en procesión en la iglesia y participar en la misa de comunión.
—El Cuerpo de Cristo —dijo el Padre Don, sosteniendo la hostia.
―"Ahhh ... men ―respondí, como me habían ordenado, chupando la oblea y su pulgar.
Tras la misa, Vander Jagt y el Padre Don me hablaron brevemente mientras mis padres estaban con otros feligreses. El Padre me decía: —... Dios te ha elegido para servir en el seno de su Santa Iglesia. Tu eres una de las Elegidas, hija mía..." (#2).

Nuestra Señora del Inmaculado Corazón, en el filme "A. I. Inteligencia Artificial" (2001).

Aquí vemos cómo este doble juego vuelve a estar presente. Esta vez se hace aún más explícito con la combinación de dos símbolos, la cruz rosada y el amuleto azul, entregados además por dos personas diferentes, pero que le obligan a llevar al mismo tiempo, y que simbolizan este doble juego. Y además los colores rojo y azul son también los de las bandera estadonunidense y el republicanismo en general. Sobre el blanco de la pureza. Manto azul de pureza que encubre el ritual de sexo y de sangre pagano, vertidos sobre la virgen inmaculada. Aquí vemos cómo doble juego, republicanismo, masonería y satanismo confluyen.

Después, Vander Jagt llevó a O'Brien de nuevo a la iglesia para "un servicio especial nocturno con el Padre Don":
"Las palabras, la sangre, el trauma y los abusos sexuales que siguieron condicionaron mi mente para aceptar fácilmente la programación que, a lo largo de los años, combinaba deliberadamente los esfuerzos de control mental del Gobierno de EEUU y de los jesuitas, para el control del Nuevo Orden Mundial."
En este ritual profanatorio, Vander Jagt y el Padre Don le dijeron a Cathy que acababa de sellar un pacto con la Iglesia, y que debía mantenerlo en secreto, como habían hecho tantos grandes católicos antes que ella. Y Vander Jagt, que había sido algún tiempo pastor protestante, vinculaba intencionadamente la programación y la disociación mental con temas cristianos:
"—Cristo conoció todas las dimensiones —me decía Vander Jagt—. Son dimensiones, lugares, que puedes ver camino de la muerte. Por eso se llaman «dimensiones» [die-men-sions, 'hombres mueren...']. Tienes que recordar que Cristo murió y regresó de la muerte para contarnos todo lo que vio en su camino al Cielo. Se fue tres días, pero pasó mucho más tiempo allí donde estuvo, porque el tiempo no discurre igual en otras dimensiones. El Purgatorio es una de estas otras dimensiones. El Infierno es otra. Y hay muchas otras entre medias. Oz es otra dimensión. El cielo no es el límite de todos los mundos que hay ahí fuera, esperando a ser explorados. Tú puedes viajar, entrar y salir de todas estas dimensiones, y aprender los secretos del universo. Tú has sido elegida, para explorar estos otros mundos, para la Iglesia. Escucha en silencio y oirás Su voz, que te guíará en tus misiones. La cruz rosada es como los chapines de rubí de Dorothy. Nunca te quites la cruz rosada, Cathy, cuando viajes a otras dimensiones, y siempre serás capaz de volver a casa."

Jan van Eyck, "Políptico de Gante" o "La adoración del Cordero Místico" (detalle), 1432, Catedral de San Bavón, Gante.
"El Padre Don se unió a Vander Jagt en un ritual en el que me bañaron en la sangre de un cordero sacrificado, y posteriormente, a través de este horrible trauma de sangre, bloquearon, en la profundidad de mi mente, estas percepciones, creando una base para la programación de control mental" (#2).

Postal del Grand Hotel en la Isla Mackinac, Michigan, ca. 1930-45.

Otro tema interesante es cómo la niña esclava sexual Cathy percibía la Isla Mackinac, que nos recuerda la dimensión mítica asociada desde la antigüedad con las islas:
"Mi familia y yo íbamos habitualmente de vacaciones a la Isla Mackinac, Michigan, una pequeña isla situada en los Grandes Lagos, cerca de la frontera con Canadá. La Isla Mackinac, con la Mansión del Gobernador y el histórico Grand Hotel, era un lugar de recreo para los políticos, en el que mi padre me prostituía, entre otros, con los pedófilos Jerry Ford, Guy Vander Jagt, y más tarde el Senador de EE.UU. Robert C. Byrd. La parte controlada mentalmente de mí que era prostituida allí percibía Mackinac como otra dimensión, como un lugar en el que no transcurría el tiempo, gracias al estilo antiguo de la isla" (#2).

El Presidente estadounidense Gerald Ford jugando al golf en la Isla Mackinac en 1975.

Vemos aquí cómo se vinculan las características insulares del lugar con la disociación. La isla es el lugar de la excepción, de la anomalía, de la transgresión, y también de la disociación mental, de la entrada en otra lógica que desafía las limitaciones de la mente consciente. Todo esto está naturalmente vinculado a toda una tradición mítico-ritual en la que las islas han jugado un papel importante. Y en la que, de nuevo, la programación mental tradicional, el control mental MK Ultra/Monarch avant la lettre, ha jugado un papel importante.


Pietro Perugino, "Entrega de las llaves a San Pedro", 1481-82, Capilla Sixtina, Roma.

En la Mansión del Governador de la Isla Mackinac Cathy era prostitutida, también, con el Primer Ministro de Canadá Pierre Trudeau. Lo interesante en este caso es cómo su controlador Vander Jagt y Trudeau intercambiaban códigos de programación, a su vez, llenos de dobles connotaciones religiosas. Jugaban también con el doble sentido de ciertas expresiones, como "catho-lic" ('católica') y "Cathy-licks" ('Cathy chupa'):
"... no entendía que las «Llaves del Reino» se refería a conocer los códigos, las claves y los disparadores de mi mente controlada.
—Guy me ha dicho que te gustan las Cathy-licks —le dije [a Pierre Trudeau], tal como Vander Jagt me había dictado—. ¿Eres tú el Guardián de las llaves?" (#2).

Llavero y disparador de control mental, en el filme "50 sombras más oscuras" (2017).

Después O'Brien nos volverá a hablar del tema de las "Llaves del Reino", en concreto en un encuentro con el Teniente Coronel Michael Aquino y el esclavo Monarch Kris Kristofferson.

Estas "llaves" ('keys') son, literalmente, las "claves" ('keys') de programación, que los programadores y controladores de mayor nivel proporcionan a otros controladores intermedios. O a otros políticos, líderes, dignatarios extranjeros, etc., a los que se ofrece la esclava temporalmente. Como hacía Vander Jagt con Pierre Trudeau. O como hacía Aquino, entregándole a Kristofferson parte del control de la esclava O'Brien.

Y además juegan con el doble sentido del término, y utilizan llaves reales como disparadores de programación (#7). En este sentido hay que interpretar el llavero que Anastasia le regala a Christian en "50 sombras más oscuras", como hemos mostrado en otro artículo.

http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2017/04/50-sombras-mas-oscuras-22-normalizando.html

Otro tema interesante era la estrecha vinculación entre muchos de los que formaban parte de estas redes pedocriminales. No solo de los políticos, sino de estos con otros involucrados en actividades mafiosas y delictivas, y a su vez con diversos integrantes de la familia de Cathy. Así, por ejemplo, uno de sus tíos producía películas pornográficas y bestialistas en las que filmaban a Cathy y a uno de los perros de la familia, que luego le eran proporcionadas, entre otros, a Pierre Trudeau.


El Senador Robert C. Byrd en 1987.

También en la Isla Mackinac, cuando O'Brien tenía 13 años, fue presentada a otro de los pedófilos que abusaría de ella, el Senador Robert C. Byrd:
"Cuando nos quedamos solos en su habitación, se acercó a mí en actitud amenazante. Sus ojos rasgados, azules y fríos, me miraban. Me desnudé y salté a la cama, tal como me ordenó. Me sentí momentáneamente aliviada al ver que su pene era anormalmente pequeño, tanto que ¡ni siquiera me hacia daño! ¡Y podía respirar cuando me lo metía en la boca! Entonces empezó a entregarse a sus brutales perversiones, hablando sin parar de cómo yo estaba «hecha solo para él», dada la enorme cantidad de dolor que yo podía soportar. Los azotes y las esposas de policía que había sufrido anteriormente eran un juego de niños comparados con las torturas cercanas a la muerte del Senador Byrd. Los cientos de cicatrices que dejó en mi cuerpo aún se pueden ver hoy" (#2).
Mientras todo esto sucedía, O'Brien era programada para confundir la realidad y la ficción, y así disociar las experiencias traumáticas:
"Ellos me condicionaban/enseñaban que mis sueños eran reales y mi realidad un sueño, que lo negro era blanco y arriba era abajo. «Buenas noches, que duermas bien, sueña con papá y mamá», esto es lo que oía cada noche. Todo esto estaba pensado para confundir mi mente, de manera que creyese que las relaciones incestuosas en mitad de la noche habían sido «solo una pesadilla»."

Cartel de la serie "I dream of Jeannie" (Mi bella genio).

Mientras tanto a Cathy le obligaban a ver películas como "El Mago de Oz", "Cenicienta" o "Pinocho", pero también otras como "Los pájaros" de Alfred Hitchcock, que trataban de inculcar en su mente la idea de que no había lugar donde escapar. También veía series de televisión como "I dream of Jennie" (Mi bella genio), "The Brady Bunch" (La tribu de los Brady) y "Bewitched" (Hechizada). De lo que se trataba con todas estas películas y series era de que la niña confundiese la realidad con la ficción, de que tuviese imágenes, temas, símbolos, etc., en su mente que disparasen y reforzasen sus álters disociados.


Cartel de la serie "Bewitched" (Hechizada).

A petición del Senador Byrd, su padre la cambió a la Catholic Central High School, en Muskegon, Michigan, que según O'Brien colaboraba con el Proyecto Monarca y en la que programaban a muchas más esclavas.

Vemos aquí otra vez cómo utilizan los ámbitos religiosos como tapadera y como estrategia de infiltración en las sociedades, de manera que en un mismo esclavo convivan álters frontales, en este caso católicos, que encubren los álters más produndos, perversos, satanistas.


Atletas de las últimas promociones de la Catholic Central High School, en Muskegon, Michigan.

La programación de control mental era también utilizada en esta escuela para aumentar las capacidades de los deportistas:
"Lo cierto es que la Catholic Central incrementó mi capacidad de resistencia, según lo previsto. Me inscribí en la carrera femenina de dos millas, como me ordenaron. La Catholic Central de Muskegon fue líder del Estado de Michigan en atletismo, en el nivel de Secundaria, utilizando técnicas de control mental para «modificar» a sus atletas estrella, haciendo que sobresalieran más allá de los récords existentes. La escuela fue reconocida a nivel nacional por su contribución a las ligas profesionales, con sus atletas producidos y programados" (#3).
Lo interesante es que la programación de O'Brien discurría en paralelo en el ámbito del abuso sexual y el entrenamiento deportivo, en la medida en que en ambos casos se trataba de técnicas de control mental mediante trauma que inducían la disociación para hacerse insensible al dolor. De ahí que el control mental sea utilizado, mucho más a menudo de lo que se cree, en el ámbito del deporte de alta competición. Muchos de los casos de abuso sexual en el mundo deportivo que trascienden a los medios son cortinas de humo para encubrir su estructuralidad y su vinculación a programas de control mental institucionales.


Una familia asiste al festival Red Flannel Day de Cedar Springs, ca. 1949.

Otro tema interesante es cómo el abuso ritual y la programación se engranan con las tradiciones, y cómo estas sirven de escenario y de tapadera. Es el caso del festival Red Flannel Days (Días de franela roja), de Cedar Springs, al que llevabaron a Cathy en 1974, cuando tenía 17 años, para ser prostituida con el Presidente Gerald Ford:
"Esa noche, me puse mi uniforme de la Escuela Católica, según las instrucciones, y entré en trance disociativo mientras mi padre me llevaba a la Armería de la Guardia Nacional de la localidad, donde fuí prostituida con Ford. Ford me llevó a una habitación vacía, me tiró al suelo de madera, mientras se desabrochaba los pantalones y me decía: —Reza con esta—. Entonces, me asaltó sexualmente con brutalidad. Después, mi memoria fue compartimentalizada mediante el uso de alto voltaje. Y entonces me llevaron al coche, y me tumbé en el asiento trasero, con los músculos contraídos, aturdida, dolorida e incapaz de moverme" (#3).

El Presidente Gerald Ford en el festival Red Flannel Day de Cedar Springs en 1974.

El Director de la Escuela Católica, el Padre Vesbit, también la violaba en una capilla, en rituales satánicos que implicaban a otros compañeros de la escuela y del Programa Monarch (#4).


Base de la Fuerza Aérea MacDill, en Tampa, Florida.

En 1974, cuando tenía 17 años, llevaron a Cathy a la Base MacDill de la Fuerza Aérea, en Tampa, Florida, donde comenzaron sus sesiones de programación de alta tecnología en instalaciones del Gobierno, a las que la seguirían sometiendo durante muchos años:
"El equipamiento de alta tecnología y la programación metódica que he sufrí desde entonces daba al Gobierno de EE.UU. el control absoluto de mi mente y de mi vida. Fui literalmente expulsada de mi mente consciente y existía solamente a través de mi subconsciente programado. Perdí el libre albedrío, la capacidad de razonar, y no podía pensar en cuestionar nada de lo que me estaba pasando. Solo podía hacer lo que me decían" (#4).

El "jackalope" o "lebrílope", un cruce de liebre (jackrabbit) y antílope (antelope).

En 1975, con 18 años, fue llevada a las Montañas Teton, en Wyoming, para satisfacer a Dick Cheney, que pronto sería Jefe de Gabinete de Gerald Ford. Para prepararla para esta misión su padre la llevó en el maletero del coche, sin beber, y le mostraba imágenes de animales fantásticos, como el "jackalope", un cruce de liebre y antílope, para que se identificara y se disociara con ellos.

Esto tiene, otra vez, mucha más importancia de lo que parece, pues remite a toda la tradición ritual y mitológica pagana relacionada con los animales fantásticos, pero también al tema de las metamorfosis, que operan en el marco de la progamación mental de álters disociados. Esta vinculación de programación mental y tradición mítico-ritual es un tema muy poco investigado en la medida en que permitiría comprender de manera mucho más profunda e integral cómo opera en poder-religión, cosa que no interesa a las élites.

Continúa en http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2017/04/santa-cathy-obrien-2-dick-cheney-la.html.

Pedro Bustamante es autor de "Sacrificios y hierogamias: La violencia y el goce en el escenario del poder (1 y 2)" (2016) y "El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses" (2015).