2017-03-24

"A.I. Inteligencia Artificial" (2): el abuso infantil intergeneracional



Las redes de abuso infantil intergeneracional son la clave para comprender la mecánica psicopatocrática del poder-religión en la sombra. Se trata de crear "múltiples", esclavos con mentes disociadas, sometidos a control mental, que sirvan de manera obediente a la agenda de dominación total.

Continuación de http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2017/03/ai-inteligencia-artificial-1-adoptando.html.



La madre (adoptiva, hasta cierto punto) se siente muy nerviosa y muy insegura con David.  Vemos cómo Henry desnuda al niño, y Mónica no quiere saber nada, pero en el fondo mira con morbo. Evidentemente el padre (otra vez adoptivo en parte) está abusando de él, y ella está programada para no saber nada.

Juegan con la ambigüedad de si son los padres reales o no, para fomentar de manera encubierta el incesto. El borregomátrix no entenderá nada porque está programado para ser inocente y no pensar mal, pero su inconsciente sí lo ve y es a su vez programado para que la pederastia se normalice.

Lo que están haciendo al mismo tiempo es deactivar los sentimientos maternales de las mujeres, como parte de la agenda desfertilizadora. Lo importante es comprender que esto lo están haciendo también, de manera muy sutil y muy perversa, promoviendo la pederastia y el incesto. Esto se confirmará al final del filme. Cierran un grifo pero tienen que abrir otro para que el circuito siga funcionando. Igual con la homosexualización y la transgenerización de masas. Son todos procesos complementarios.

No es una causalidad que hayan elegido a los 2 (11) niños con la masónica edad de 11 años, evitando mostrar en pantalla cualquier relación paterno-filial en edades menores, sobre todo de madres e hijos. El fundamentalismo con el que el sistema censura hoy las relaciones maternales es comparable al de otras dictaduras más explícitas. Solo que hoy el propio sistema hace posible que el 99% de lo que se ve, se oye, se dice, se autocensure y no requiere censurar de manera formal más que algunos temas muy localizados. Es una dictadura de facto que los propios mecanismos del sistema hacen posible. Y el control mental es uno de los mecanismos más poderoso.



De manera muy sutil están fomentando las relaciones incestuosas. La madre no se puede quitar de encima al niño, que la mira al pecho. El café simboliza esta sustitución del pecho y la leche de la madre. Al final de la película volveremos a ver el café, con el niño comportándose maternalmente y la madre de manera infantil. Después de este plano vemos cómo ella se gira y le da la espalda.

Saben muy bien lo que están haciendo y lo están haciendo con una gran habilidad. El objetivo número uno es destruir la familia y la maternidad natural.



En el mismo sentido hay que interpretar que David se le aparezca a la madre justamente en la cama de matrimonio. Están generando de manera perversa en las mujeres y en los niños adolescentes, aunque lo hagan muy sutilmente, deseos incestuosos.

No por ser sutil deja de ser perverso. La moral de lo políticamente correcto es tremendamente ciega en este sentido porque permite que todo tipo de perversiones operen de manera sutil. Mientras nos critica con dureza a los que hablamos con franqueza y no tenemos más intenciones que decir lo que vemos y desmontar las tretas de los poderosos. Precisamente de los poderosos que tienen los medios para implementar de manera muy sutil sus agendas perversas.

Eso es Hollywood hoy, un enorme aparato de corrupción de las sociedades, según la estrategia masónica de crear el caos para proporcionar sus recetas para devolver el orden. Destrucción de la familia = transhumanismo.



A continuación vemos cómo ella baja los ojos y se mira otra vez el pecho. Hay que recordar que David es un niño adoptado, y de hecho un Monarch hipersexualizado en alguno de sus álters.



Como no puede quitárselo de encima, la madre lo encierra en un armario. Pero en realidad estamos ante abuso infantil ritual, esto es, programación Monarch. Por eso volvemos a ver el vidrio facetado de la disociación mental, que aparece a menudo. Vemos que la madre actúa de manera muy violenta, golpeando el carro de la ropa sucia contra una puerta. Porque lo está maltratando, porque está programada para hacerlo, como otra Monarch que es.



Mientras David está encerrado Mónica espera, también sentada en el suelo. Nos están diciendo que ella ha experimentado y sigue experimentando lo mismo, que no está haciendo más que perpetuar una tradición de abuso familiar intergeneracional. Pero siempre en el marco de una programación, de otros controladores, de pertenencia a la logia, de pactos de poder, etc., esto es lo importante.



El niño le pregunta si se trata de un juego, y ella le dice que sí, que están jugando al "escondite". Esto es lo que hacen con los niños abusados, mezclar el juego y la diversión con el abuso sexual y la tortura, para que lo naturalicen y así confundan sus mentes sobre los roles protectores y abusadores de los padres y controladores, que es la clave de las primeras disociaciones.

Cisco Wheeler nos ha contado que justamente utilizan el juego del escondite con los niños esclavos, y que el mismo tema es después utilizado en persecuciones al aire libre (I, p. 41), como también veremos después en esta película concebida para programar esclavos y normalizar estas prácticas.

El trato de la madre hacia el niño es absolutamente antimaternal. Aquí vemos cómo la historia superficial es la tapadera y la coartada para desactivar los comportamientos maternales en las mujeres. El espectador medio comprenderá con su mente racional que ella se comporte así, porque se supone que David es un robot. Pero el inconsciente lo ve como un niño y toma buena nota de cuáles son los comportamientos que los poderes fácticos demandan de las sociedades en general, y de las madres en particular. En este sentido Spielberg es muy dotado, en el peor sentido del término. Un buen servidor de la agenda esclavizadora y satánica Illuminati.

Este mecanismo a dos niveles es clave para entender cómo la cultura dominante opera como ingeniería social. Se corresponde con la doble moral que caracteriza a las élites y que utilizan para manipular a las masas.



Después se cambian los papeles y es la madre la que está encerrada —nos muestran el mismo vidrio facetado y el mismo pomo— y es el hijo el que "juega al escondite". De la misma manera están fomentando la actitud morbosa de los hijos hacia la sexualidad de las madres. De la misma manera que en las calles nos dicen que hay que mirar los penes de los niños y las vulvas de las niñas. Los idiotas útiles que aparentemente se oponen en realidad sirven a la misma agenda.

Las élites en el poder real que impulsa el transhumanismo se han tomado muy en serio destruir desde dentro las familias tradicionales, y saben que los dos elementos fundamentales son normalizar la homosexualidad-transexualidad y la pederastia-incesto.



Como vemos todo esto es mucho más perverso de lo que le parece al espectador medio. Pero además opera como tapadera-disparador para programados duros. Como la imagen del pomo, que vemos en otras películas hechas para programar esclavos, como "Alicia en el País de las Maravillas", que es mucho más intencionada de lo que parece. El pomo, el ruido de la puerta, la llave, etc., activa el álter inconsciente y así compartimentaliza en él la experiencia traumática de la reclusión, la privación, la abstinencia, la exposición al frío, la lluvia, animales, bichos, etc.



Una aureola divina para el niño que nos recuerda que los seres sagrados, semisagrados, heroicos, etc. han sido siempre programados mentales, MK Ultra/Monarch avant la lettre, cuyas capacidades aumentadas son producto del abuso ritual y su participación en los rituales de sexo y sangre.



Aquí vemos lo que nos cuenta Brice Taylor sobre cómo adoctrinan a los esclavos, en concreto a algunos de sus álters, para que aprendan los comportamientos de los mayores, incluso cuando sus cuerpos son demasiado jóvenes. Esto es clave para utilizarlos como esclavos sexuales por pederastas, y a su vez comprometerlos y obligarlos a servir a la agenda.

Aquí vemos cómo toda está agenda es perversa y consiste en desactivar los comportamientos espontáneos, naturales, creativos, lúdicos, etc., de los niños, y convertirlos en robots lo antes posible, para servir a la causa. Pero esto se puede aplicar a la sociedad en su conjunto y a todas las edades.



Vemos al Meca en una especie de huevo alquímico en versión control mental moderno, con luces estroboscópicas azules, y con la luna dibujada sobre su cabeza, que pone de manifiesto cómo de lo que se trata es de constuir sus álters inconscientes.



También parece que hacen referencia al huevo sagrado de Isis. Un huevo, precisamente azul, se asocia también a su hijo Harpócrates. Según Cisco Wheeler los presidentes son considerados "huevos de Satán" (I, p. 12).



Y es muy posible que nos estén hablando también de los "Niños-luna", que participan en rituales satánicos cuando todavía son fetos, y en los que se encarnaría un demonio, según comentan Springmeier y Wheeler basándose en Aleister Crowley (II, pp. 18-19). 



Antes veíamos a David con un pijama rojo-rosa, y ahora lo vemos con uno azul, lo que nos recuerda la íntima vinculación entre transhumanismo y androginia. Con los Monarch pueden hacerlo programando álters más o menos sexuales, más o menos masculinos o femeninos. Los programados duros son uno de los frentes de la cruzada para la homosexualización y la transgenerización de las sociedades. Todo está aquí vinculado.



De hecho la androginia es un tema que está también presente en el huevo místico alquímico. Y el hecho de que la madre aparezca dentro abunda en que se trata de otra programada. De hecho forman parte de una programación cruzada.



El plano del huevo místico o niño-luna se superpone con los del niño natural en la cámara de criogénesis, mientras la madre llora. Como decimos, en la historia superficial son dos niños, pero esto se puede interpretar de varias maneras en la historia oculta. Una de ellas, la que parecen sugerirnos estas imágenes, es que son el mismo niño y que la criogénesis es el ritual niño-luna, el parto prematuro, el ritual de cercarnía a la muerte, etc. Las mismas luces azules en ambos casos confirman esta interpretación.



Otra vez vemos la pirámide, lo que nos confirma que son las logias masonas, en última instancia controladas por los Illuminati satanistas, los que están orquestando todo esto. Y el color rojo nos recuerda que el centro es el ritual de sangre, pero también la continuidad de las bloodlines, particularmente programados, que suelen ser RH negativo. Llevan en vena el satanismo, formando parte de su sangre, de su ADN. Y muchos creen que también demonios encarnados.



Mónica programa a David siguiendo el protocolo que les han dado, tocándole ciertas partes del cuerpo y utilizando palabras gatillo. Como decíamos esto es una tapadera para ocultar al profano los programas reales de esclavitud MK Ultra/Monarch.



Hemos visto la misma estrategia de encubrimiento y programación en "Ex Machina", que utilizaba el mismo doble juego, legitimando la objetualización de los seres humanos y tendiendo una cortina de humo ante los programas de control mental, con la tapadera del transhumanismo. De nuevo, enmascarando la estrechísima vinculación de todos estos temas.

El proceso de transición del humanismo al transhumanismo está llevando décadas. Y en este proceso los programas de control mental son claves. Hay total continuidad con el nazismo, los campos de concentración nazis, el Dr. Mengele. El Hollycausto está ahí, también. para tender una cortina de humo sobre todo esto. 



La relación materno-filial amorosa solo la vemos cuando Mónica programa a David. Que es precisamente lo que el Dr. Hobby decía, que había que conseguir que los robots imitasen a los humanos en su forma de amar.

En otras palabras, nos muestran la relación de amor entre madre e hijo pero como un simulacro, como una imitación por parte del engendro artificial. Primero vemos a la madre arrodillada y al hijo sentado, por encima de ella, que desciende para abrazarla.  Están jugando con la figura de la piedad, de la Madre que toma al Cristo crucificado. Después veremos que vuelven a jugar con la Crucifixión y la Resurrección cristianas, pero con una carga satánica muy importante.

Esto ocurre bajo un haz de luz piramidal, que nos recuerda que todo esto es una manipulación de los adeptos de Lucifer y sus estructuras de secretismo y compromiso piramidales. Y que su estrategia diabólica de manipulación fundamental del humano pasa por fingir el amor verdadero y los sentimientos naturales de amor entre los seres humanos. En esto consiste también el transhumanismo. Es una mecánica prostibularia en lo que todo lo humano, y sobre todo el amor, se vende a Satanás.



Mónica le da a David el oso de peluche que guarda de su hijo natural. Lo activa introduciéndole la mano en el ano, a lo que el oso responde con un grito de dolor. Esto tampoco es casual. Nos confirma que estamos en el marco del abuso sexual infantil. Que el oso es un álter disociado mediante trauma. A partir de ahora el oso va a funcionar como comodín, como álter que acompaña a David y a Martín, que a su vez se pueden interpretar como álters de un mismo "sistema", como dicen Springmeier y Wheeler.

El tema del oso es muy utilizado en abuso ritual satánico, como nos ha contado Fiona Barnett que hacen en el Bohemian Grove. Y más adelante en el filme veremos al oso en este contexto. Además, lo utilizan, como hacen con las muñecas, para programar a bebés y a niños, asociando los distintos álters a distintos muñecos de peluche o muñecas, que están presentes durante el abuso, y por lo tanto acaban operando como disparadores de álters.

Que se trate además de un oso animado es un signo evidente de que lo están utilizando aquí también como parte de la programación Monarch. Insistimos, lo están utilizando como programación real para todos los Monarch que ven esta u otra película, anuncios, publicidad, productos, etc.

Todo es un sistema que opera en múltiples sectores, mucho más pensado de lo que la gente cree y que va infiltrándose en todos los aspectos de la vida de las sociedades progresivamente hasta aniquilarlas como tales y convertirlas en esclavas totalmente controladas sin saber que lo son. 

http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2017/01/pederastia-satanismo-y-control-mental_3.html

http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2017/01/fiona-barnett-pederastia-control-mental.html



Mónica coloca al oso justamente en el centro de una alfombra con forma de diana, que nos habla de un ritual satánico y cómo el oso opera como disparador de un álter programado mediante y para participar en estos rituales.



Y después veremos que, efectivamente, en el centro de la diana hay un pentagrama, como los que utilizan en rituales satánicos.

Pero esta alfombra también alude a la estructura de programación basada en el "Torno de Alfarero" de la que nos habla la ex-Monarch Cisco Wheeler. Los círculos concéntricos, los colores y los códigos son temas utilizados en programación para estructurar las personalidades múltiples. Son los esquemas que utilizan los programadores para organizar el caos de álters que se generan en las mentes de los esclavos y acceder a ellos mediante claves (I, pp. 19, 29, 35).



Y después vemos junto a la alfombra-diana-esquema de programación, otra diana, con una cabeza de toro, y también con colores y números, que confirma lo que decimos. Además, en el libro de "Robin de los Bosques" que la madre leía al hijo, la cámara se paró en "La flecha de plata". Es siempre el tema del ritual, de la amenaza, del trauma que disocia los álters.

Pero David no es un Monarch normal. Es de hecho uno de esos niños con capacidades psíquicas superiores que crean en programas especiales encubiertos. Esto lo vemos en una escena en la que el niño es capaz de imitar la voz de unas personas que llaman por teléfono, a partir del contacto con las vibraciones. Pero esto también lo hacen con rituales, trauma, disociación. De hecho todos los programados tienen en algun grado capacidades mayores que los individuos normales en ciertos ámbitos.

Finalmente Martin se recupera y vuelve a la casa. Otra vez podemos interpretar el sentido oculto del filme de varias maneras. Como un solo hijo, de manera que Martin, David y el oso Teddy representan distintos álters de este único Monarch. O bien como dos niños diferentes, uno de ellos entregado a la logia y otro adoptado. De hecho vemos que después Martin desaparece. O bien podemos interpretarlos como gemelos, que a su vez han corrido distintas suertes. En todo caso todo remite a la estructura gemelar mítica que es también la disociación mental.



En este sentido hay que interpretar que maltraten al oso. Este maltrato está ahí para que los niños se proyecten en su oso de peluche cuando son ellos realmente los maltratados. En este sentido decimos que el oso es un álter.

Lo llaman Teddy porque todo esto conforma una red compleja de la que forma parte la comercialización de osos de peluche similares a los que vemos en la película, y en particular el Oso Teddy. Así se aseguran de que la película opere como programación mental al mismo tiempo que miles de bebés y niños Monarch tienen esos mismos osos en sus casas.

Así dotan de vida real a estos objetos. Como se ve, la sociedad de consumo, la publicidad y la vinculación de todo esto con la industria cultural tiene un trasfondo satánico y su objetivo último es la dominación total del ser humano. El beneficio capitalista no es el fin, es solo el medio. Ni siquiera es el motor. Lo que mueve el sistema es la recuperación de los flujos libidinoso-agresivos naturales. En última instancia, el ritual de sexo y de sangre.



Más técnicas de programación mental. Someten al oso a la disyuntiva de tener que elegir entre uno u otro, y este se bloquea y reclama la ayuda de la madre, que dice que lo están "torturando". Esto nos confirma que el oso representa uno de los álters disociados que se activa precisamente sometiendo a los programados a disyuntivas, que no deben plantearse porque están programados para obedecer sin pensar.

Steven Spielberg sabe muy bien lo que está haciendo y forma parte de toda esta trama satánica que está destruyendo la humanidad tal como la conocemos. Por eso le dan premios y es tan prestigioso.

http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2017/03/fredzania-thompson-psyop-de.html

deliriousheterotopias.blogspot.de/2017/03/fredzania-thompson-o-la-programacion-mk.html

Martin le pregunta a David si él tiene capacidades psíquicas extraordinarias, si puede andar por el techo o las pareces, flotar o volar por antigravedad, cosas que le dice que él no puede hacer porque es "real". Esto está también pensado para programar la disociación en los niños esclavos. El frente consciente o los álters frontales están programados para ser normales, reales, mientras que las habilidades extraordinarias les corresponden a álters más ocultos. 



Como decíamos, con independencia de la versión que queramos interpretar, en todos los casos lo que está implicíto es la estructura gemelar de la que hablamos a menudo. El detalle de Martin con el exoesqueleto en las piernas remite a la mitología egipcia, en la que Harpócrates, el gemelo de Horus, era "débil de piernas".

Esta estructura gemelar la encontramos también de manera implícita en Isaac e Ismael y de manera explícita en Jacob y Esaú. De los primeros se deriva el linaje de David. Esto es lo que nos cuentan, que es parte de la manipulación de la historia y los libros por parte de los poderosos para legitimarse a sí mismos como tales y negar que su poder lo han obtenido sistemáticamente mediante la violencia, la guerra, la esclavitud, la prostitución, el robo, la mentira, la manipulación, etc. Frente a esto, queda muy bien decir que somos herederos de David. Pero en realidad lo que cuenta es el linaje satánico que guarda la memoria del poder real del ritual, de la capacidad real de someter sádicamente a otros.




Martin le pregunta cuándo es su cumpleaños, es decir, cuándo le fabricaron, y David no se acuerda. Como los niños traumatizados que no se acuerdan de las experiencias traumáticas. Y entonces le pregunta qué es lo primero que recuerda, y David le responde que es un pájaro con grandes alas.



Entonces lo dibuja y vemos que es una especie de mezcla de pájaro y ángel, para más señas, azul. Que esto sea lo primero que recuerda confirma que estamos ante un niño sometido a abuso ritual. Brice Taylor nos ha contado que veía angeles azules cuando la torturaban y la raumatizaban. Y sabemos que el tema daba nombre al proyecto antecedente del MK Ultra, el Blue Bird, conforma el logo de Twitter, etc.

Este ángel azul es además el logo de la compañía Cryogenics que lo ha producido, lo que nos confirma a su vez que el tema de la criogénesis y los robots son tapaderas. Lo crucial aquí es la programación mental de humanos, demasiado humanos, su robotición mediante programación por trauma.

Más referencias al abuso ritual las encontramos en el cuento "Pinocho", que Mónica le lee a los niños, y con el que se identifica David. Justamente la madre lee un pasaje en el que hablan de meter a Pinocho en un horno, para quemarlo y calentar con ello la comida. Todo esto no es una casualidad y es el enésimo detalle que nos habla de lo que es este producto hollywoodense de manipulación y encubrimiento del satanismo.

Y vuelve a aparecer en "Pinocho" el tema del hada que se le aparece al niño cuando duerme. Están generando mil y una cortinas de humo para que la sociedad no comprenda la importancia y la estructuralidad del abuso ritual y la programación mental en la agenda de dominación global.

La lectura sigue diciendo que Pinocho se despierta y descubre que ya no es una marioneta sino un niño real. Esto es, otra vez, el álter robótico que vive como en un sueño la experiencia traumática o la misión encubierta de turno, y después vuelve a sus álters conscientes y a su vida real, como si solo hubiese sido un sueño que apenas recuerda.



David, como es un robot, no necesita comer. Pero en una ocasión Martin lo provoca para que lo haga. El oso Teddy, esto es, uno de sus álters programados para abstenerse de comer, le avisa de lo que le va a ocurrir.



Entonces David como compulsivamente y los padres lo regañan. Y a resultas de ello vemos como el robot se estropea y un ojo se le deforma. Es el tema clásico del ojo izquierdo lunar de Horus, que vemos en muchas películas y operaciones psicológicas de los Illuminati, que remite a rituales sacrificiales y antropofágicos reales que celebran los adeptos del Ojo, siguiendo la tradicción ritual egipcia.

Pero además todo esto forma parte de la programación de los Monarch a base de abstinencia alimenticia, de lo que nos ha hablado Brice Taylor. Especialmente importante en el caso de las niñas y jóvenes, que deben mantener un cuerpo exageradamente delgado. Evidentemente todo esto está vinculado a la anorexia y a la bulimia, que son enfermedades inducidas por este sistema psicopatocrático. Son formas de control mental de masas en las que los sujetos terminan comportándose de manera antinatural y autodestructiva, de la misma manera que lo hacen los programados duros. Y que en última instancia lleva a la desfertilización y la agenda transhumanista.



Después de atiborrarse a espinacas el niño robot tiene que ser operado-arreglado, en presencia de la madre, que le da la mano, mientras él dice que no se preocupe, que no le duele. Otra vez, utilizan la historia superficial como cortina de humo para el profano, pero al mismo tiempo como disparador de programados  y torturados en rituales, que se disocian en álters que no sienten el dolor. Y todo ello en programación cruzada con madres u otros familiares o programados.



Por eso está también presente Martin en la operación, y lo muestran en una misma imagen junto a la mano de David que agarra la de Mónica vista en reflejo. Eso es lo que decíamos, que están utilizando la película como programación para generar disociación mental y facilitar el abuso ritual.





Más programación para torturas y rituales de sangre. Martin convence a David de que le corte un mechón de pelo a Mónica. Le dice que tiene que ser una "misión secreta". Utilizan también el vudú como parte de estos programas.



Estamos otra vez ante un viejo tema de programación, que hemos visto ya en "The Parent Trap", en el que se induce entrar en un álter programado para participar en un ritual, esta vez como verdugo que agrede a una víctima humana o animal. Por eso las ponen de blanco, como hacen a menudo con las víctimas en los sacrificios. Y por eso en esta secuencia vemos fogonazos de luz.



Y además, en un momento dado, Mónica se despierta y se gira, y la tijera queda a la altura del ojo. Que como decimos es uno de los sacrificios de los Illuminati continuadores de la religión egipcia.



El padre regaña a David y lo zarandea, y la madre dice que tenga cuidado, que lo va a "romper", mientras se oyen chasquidos metálicos. Otra vez es una tapadera del abuso infantil y el robot opera como álter en el que el niño real sometido al abuso debe disociarse.



La madre normaliza el hecho de que los niños rivalizan entre sí, cuando en realidad es un elemento central en la programación de la psicopatocracia y la divinización del individuo y el triunfo sobre otros individuos. Lo dice con una camisa con un ajedrezado masón, que nos recuerda quienes son los que utilizan este tipo de técnicas, que son las de producción de seres sagrados de siempre. Y vemos los globos de colores que nos sugieren lo cerca que está todo esto de las técnicas de homosexualización y transgenerización de masas.



Más programación para rituales de sangre. Por eso le dicen "Esto no te va a doler". David opera como álter disociado de Martin.



Cuando cortan a David, este se abraza a Martin y le pide que le protega, y este dice que le suelte. En realidad lo que tenemos es que están sometiendo a Martin a tortura y este está disociándose en David para no sentir el dolor. Lógicamente, en el robot, que es el que no siente dolor.



Después vemos una lógica parecida cuando caen juntos al agua, pero que en realidad están encubriendo otra vez rituales de ahogamiento y cercanía a la muerte, para los que utilizan a menudo el agua.

David agarra a Martin y no lo deja escapar. Hemos visto una estrategia parecida en la programación de la niña Brice Taylor en la atracción "Crucero en la jungla", en el Disneyland de Anaheim, California, en la que la ataban a una cuerda y la ahogan, y al mismo tiempo inducían que se disociara con el tema de Campanilla. Aquí hacen algo parecido.

http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2017/03/santa-brice-taylor-2-walt-disney-y-el.html



El profano ve a Martin con los ojos en blanco, que ha perdido el conocimiento, mientras el robot David puede seguir funcionando sin problemas debajo del agua. Pero el iniciado ve otra cosa. Y al Monarch estas imágenes le programan para que, ante una situación similar, se dispare su álter inconsciente, que es David. Por eso Martin cierra los ojos.



Y efectivamente, al final, consiguen soltar a Martin de los brazos de David y sacarlo del agua, mientras este último se queda en el fondo. Pero muy hábilmente no muestran el rostro de quien es quien, porque en el fondo son una misma persona, un mismo cuerpo con distintos álters. 



Y la cámara va y viene de uno a otro, y termina alejándose sobre la piscina, para favorecer la disociación. Ahora con el oso Teddy observando desde fuera, otra vez como un álter disociado.

Aquí lo principal es la programación, es lo que dicta toda la película. Lo que vea el profano es secundario, siempre que a su vez genere fondos para extender el sistema satánico de programación mental.

Como vemos, este Steven Spielberg es un bicho de cuidado, como todos los que llegan muy arriba en este sistema basado en el satanismo y en la esclavitud encubierta. Que es al mismo tiempo llegar muy abajo. Los que llegan muy arriba "caen muy bajo", literalmente. Para llegar alto en este sistema satánico uno ha tenido que recorrer también los círculos del Infierno. En vida.

Continuará.

Pedro Bustamante es autor de "Sacrificios y hierogamias: La violencia y el goce en el escenario del poder (1 y 2)" (2016) y "El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses" (2015).